Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

EU insta al Consell a que sitúe a un valenciano en la Comisión de Bioseguridad

El grupo parlamentario de Esquerra Unida presentó ayer una propuesta de resolución para que las Cortes insten a la Generalitat a que nombre a una persona en representación de la Comunidad Valenciana como miembro de la Comisión Nacional de Bioseguridad, organismo encargado del control de los organismos modificados genéticamente (OMS) y que acaba de exigir al Consell que apruebe la normativa de los transgénicos.

La propuesta de resolución, firmada por la diputada Dolors Pérez i Martí y por el síndico y coordinador de la coalición, Joan Ribó, plantea la polémica desatada a nivel mundial por la proliferación de los organismos transgénicos, que en muchos casos son liberados a la naturaleza sin ningún control, y el derecho de los consumidores a saber si los productos que comen están modificados genéticamente.La iniciativa de EU viene motivada por la reciente reclamación efectuada por la presidenta de la comisión, Ana Fresno, que instó a cinco comunidades autónomas (Islas Baleares, Cantabria, Canarias, Murcia y Comunidad Valenciana) a que nombraran a un representante en esta entidad consultiva adscrita al Miniterio del Medio Ambiente. Según anunció Ana Fresno, estas cinco autonomías son las únicas que todavía no se han incorporado a la comisión y deben además aprobar todavía la normativa sobre los productos transgénicos.

"Ensayos peligrosos"

Ribó denunció ayer que, a pesar de que la Comunidad dedica una gran superficie a la investigación con plantas modificadas genéticamente, el Consell "no se preocupa de unos ensayos que pueden ser peligrosos". El coordinador calificó por ello de "escandaloso" que la Generalitat se desentienda del único órgano de control de la proliferación de estos organismos, que es además el encargado de velar por el cumplimiento de las directivas europeas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 17 de mayo de 2000

Más información

  • Ribó exige control sobre los transgénicos