La Cámara de Cuentas avala la contabilidad de Cartuja 93

Los informes contables anuales elaborados por Cartuja 93, la sociedad pública que gestiona los edificios y suelos que en 1992 se destinaron a la Exposición Universal de Sevilla, "expresan la imagen fiel del patrimonio y de la situación financiera" de la entidad. Ésa es la conclusión de la auditoría financiera realizada por la Cámara de Cuentas de Andalucía sobre las operaciones de Cartuja 93 entre 1991 y 1997. El órgano fiscalizador andaluz explica, en un comunicado, que en la auditoría de la contabilidad de la sociedad pública, solicitada por el Tribunal de Cuentas en abril de 1999, refleja una "opinión favorable". La Cámara de Cuentas tan sólo recoge una salvedad a esta opinión: la inclusión en el saldo de tesorería a 31 de diciembre de 1997 de un ingreso correspondiente a una factura del parque temático Isla Mágica por importe de 124 millones de pesetas y efectuado el 2 de enero del año siguiente. A juicio de la Cámara de Cuentas, "Cartuja 93 debió comentar esta circunstancia en la Memoria de Cuentas Anuales de 1997, a fin de no desvirtuar la imagen fiel de las mismas".

Cartuja 93 tiene en la actualidad un capital social de 500 millones de pesetas; el 51% corresponde a la Empresa Pública del Suelo de Andalucía (dependiente de la Consejería de Obras Públicas), un 34% a Agesa (sociedad de la Dirección General de Patrimonio del Estado), un 10% al Ayuntamiento de Sevilla y un 5% a la Diputación Provincial de Sevilla. El objeto social de la entidad pública es administrar y gestionar los terrenos, infraestructuras, edificios e instalaciones de la Expo 92 de Sevilla, así como la reutilización posterior de los mismos.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS