Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Festival de Cine donostiarra hace un guiño a los cinéfilos con un cartel inspirado en Indiana Jones

El Festival Internacional de Cine de San Sebastián, que se celebrará entre el 21 y el 30 de septiembre, ha optado en su 48ª edición por escudarse en un reclamo directo para los cinéfilos. Una imagen inspirada en la primera aventura de Indiana Jones, paradigma del cine moderno de aventuras, ilustra el cartel anunciador de la cita cinematográfica. Éste sera el símbolo gráfico de una edición en la que se proyectará toda la obra de Bernardo Bertolucci, que ha costado "casi un enfrentamiento con [el certamen de] Toronto", según confesó ayer el director del festival, Diego Galán.

Faltan más de cuatro meses para que la claqueta anuncie el inicio de un nuevo maratón de cine en San Sebastián. Pero los responsables del festival quisieron ayer comenzar a familiarizar al público con su nueva imagen; el cartel que presidirá su desarrollo, inspirado en el archiconocido prólogo de En busca del arca perdida. "Es un guiño para cinéfilos con cierto sentido del humor", dijo ayer Diego Galán en la presentación del cartel. En la imagen, la Concha de Oro reemplaza a la estatuilla con la que el arqueólogo y aventurero intentaba hacerse en el inicio de la primera cinta de la trilogía de Steven Spielberg. El cartel, obra del colectivo Art& Maña, que casi ha monopolizado la imagen del festival desde 1995, no es el único que se ha diseñado. La sección Zabaltegi, dedicada a las películas de nuevos realizadores, reflejará su personalidad en la obra de Carmen Vives. La diseñadora mezcla planos de Metrópolis, de Fritz Lang, y consigue una imagen que combina lo clásico con el futurismo.

Un ciclo complicado

La presentación de los carteles reunió ayer en el hotel María Cristina a numerosas personalidades, que conocieron de primera mano el contenido de los ciclos que se ofertarán en esta edición. El homenaje a Bertolucci, un habitual del certamen, figura como una de las grandes apuestas del festival.

Precisamente su relación con San Sebastián provocó algunas críticas por parte de quienes lo consideran como un recurso fácil. Galán rechazó las acusaciones. "Aunque es un gran aficionado a nuestro festival", dijo, "no ha sido fácil preparar este ciclo. Hemos tenido casi un enfrentamiento con Toronto, que se celebra antes y quería rendir tributo a este maestro del cine en su 25 aniversario". San Sebastián le dedicará también un libro, coordinado por Carlos Heredero.

El ciclo, que proyectará la totalidad de la obra del autor italiano, también incluirá el pase de distintos documentales sobre su figura y estará presidido por una curiosa imagen. El cartel de la retrospectiva dedicada al autor de El último tango en París o Novecento, incluye una Polaroid de Chema Prado sobre una fotografía inédita de Jordi Socias.

Bertolucci es sólo una de las figuras que marcarán este Zinemaldia. El certamen reivindicará la figura de Carol Reed, autor de El tercer hombre y el papel de la Generación de la Televisión, que en los 50 renovó la estética del cine norteamericano. Esta retrospectiva incluye el pase de un programa piloto realizado por Orson Welles para una serie que nunca se terminó.

La 48ª edición del festival repite básicamente el mismo esquema que le ha mantenido en primera línea en los últimos años: las proyecciones de la Sección Oficial, las retrospectivas y Zabaltegi, que este año matiza su personalidad. Esta sección, una de las más aplaudidas por el público, proyectará la mayor parte de las cintas que compiten por el Premio Nuevos Realizadores -dotado con 25 millones de pesetas- junto a documentales, cortometrajes o trabajos de experimentación. Las películas premiadas en otros festivales y los filmes de los miembros del jurado ya no eclipasarán las propuestas de los jóvenes. El festival crea un nuevo apartado en Zabaltegi: Campanadas a medianoche, que recogerá este conjunto de producciones que no son de estreno. El objetivo que se persigue es que los títulos más conocidos no acaparen la atención informativa de Zabaltegi, según Galán.

El festival, que el año pasado registró una asistencia de 200.000 espectadores (un 14% más que en 1998) completa su oferta con Made in Spanish, que resume la producción más interesante del año realizada en español y que en esta ocasión editará un diccionario-guía sobre directores latinoamericanos en activo. El certamen, que volverá a acoger la entrega del premio Fipresci, también ofrecerá Música en Acción, que repasa las incursiones cinematográficas de cantantes como Caetano Veloso, Bob Dylan o Neil Young.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 6 de mayo de 2000

Más información

  • Zabaltegi crea una nueva sección para centrarse sólo en películas inéditas