Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un hombre de talante liberal

La discreta actividad judicial de Ahmet Sezer se vio alterada el pasado año a raíz del discurso que pronunció con motivo del 37º aniversario del Tribunal Constitucional, en el que indirectamente hizo referencia al derecho del pueblo kurdo a la educación y a la difusión mediática en su propia lengua, actividades vetadas en la actualidad por el Estado turco. Su talante liberal y reformista, podría complacer a la UE, que ha exigido a Turquía en su reciente papel de país candidato que acometa urgentes reformas, principalmente en materia de derechos humanos. El magistrado también se ha manifestado en varias ocasiones en contra de la vigencia del artículo 312 del Código Penal, en virtud del cual políticos, escritores y periodistas han ingresado en prisión acusados de propiciar actividades separatistas, y ha lamentado la restricción de las libertades fundamentales que contiene la Constitución vigente, redactada por la cúpula militar que perpetró el golpe de Estado de 1980.

Sin embargo, sus detractores critican su falta de experiencia en la arena política y el hecho de que no hable idiomas, carencias que le alejan del perfil de hombre de Estado exhibido tanto por Suleyman Demirel como por el anterior presidente de la República, Turgut Özal. Además, el magistrado goza de una delicada salud, ya que ha sido intervenido en tres ocasiones por problemas coronarios y en la última operación fue necesario colocarle un bypass.

Sezer deberá abandonar su actual puesto de presidente del Tribunal Constitucional para tomar posesión de su nuevo cargo el próximo 16 de mayo, día en que finaliza el mandato de Demirel y en el que se espera que más de 150.000 personas acudan a la capital del país para despedir al que durante siete años ha sido afectuosamente apodado Babá (papá en turco). Sin embargo, no se descarta la posibilidad de que Demirel regrese a las filas de su antigua formación política, el conservador Partido de la Recta Vía (DYP).

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 6 de mayo de 2000