Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los indígenas de Ecuador rompen el diálogo y preparan otro levantamiento

Los indígenas de Ecuador anunciaron ayer una ofensiva contra el Gobierno tras fracasar las negociaciones que mantenían con el Ejecutivo y amenazaron con un nuevo levantamiento popular como el que acabó con la presidencia de Jamil Mahuad el pasado mes de enero para impedir el proyecto de dolarización de la economía ecuatroriana. La ruptura del diálogo entre el Gobierno del presidente Gustavo Noboa y la Confederación de Nacionalidades Indígenas (Conaie) ha tenido una primera consecuencia: la dimisión del ministro del Interior, Francisco Huerta, que ha asumido la responsabilidad del fracaso.La Conaie acusa al Gobierno de la ruptura por mantener las subidas de precios del combustible y de la energía eléctrica. Reclama asimismo que se otorgue la amnistía a los militares que participaron en el levantamiento que derrocó al presidente Mahuad y que concluyó con la instalación de Noboa en la jefatura del Estado. Al fracasar las conversaciones, un juez militar ordenó el traslado de los coroneles que participaron en el derrocamiento de Mahuad a un recinto militar de la selva, medida que ha sido considerada como ilegal por los abogados de los afectados y ha suscitado la ira indígena.

Las organizaciones sociales que apoyan a la Conaie comenzarán hoy las movilizaciones y marchas de protesta y apuntan a una acción "unitaria y combativa" para el 1 de mayo. Estas organizaciones apuntan que puede producirse otro "estallido social" el próximo mes de julio, cuando el Gobierno ponga en marcha las medidas de ajuste económico que exige el Fondo Monetario Internacional.

El presidente de la Conaie, Antonio Vargas, manifestó a la agencia Efe que ante la "actitud insensible" del Ejecutivo, los indígenas rompieron el diálogo y se aprestan a convocar a un levantamiento (huelga indígena) con el apoyo de otros frentes sociales. Según el dirigente indígena, hay insatisfacción en ciertas esferas de las Fuerzas Armadas hacia la gestión de Noboa. "El Gobierno está conduciendo a una gran convulsión social y una guerra civil", subrayó Vargas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 26 de abril de 2000