Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Parlamento de Turquía impide la reelección de Demirel como presidente

Las reformas constitucionales propuestas por el Gobierno turco para dar vía libre a la reelección del actual presidente de la República, Suley-man Demirel, no consiguieron ayer sumar las dos terceras partes de los votos del Parlamento. Este resultado confirma el rechazo a la propuesta de la coalición gubernamental de la primera votación, la semana pasada, y anula la posibilidad de que Demirel opte a un nuevo mandato, como pretendía el primer ministro, Bulent Ecevit, en aras de la estabilidad de Turquía.

Los líderes de la coalición gubernamental formada por socialdemócratas, ultraderechistas y conservadores intentaron sin éxito cambiar el voto de algunos diputados rebeldes. La enmienda que permitía extender el mandato presidencial de siete años no renovables a dos periodos consecutivos de cinco años fue rechazada, al lograr únicamente 303 votos favorables, muchos menos de los 367 necesarios para abrir el paso a la reelección de Demirel.El Gobierno ya recibió un duro golpe la pasada semana, cuando el paquete de reformas, inicialmente respaldado con la firma de 406 diputados, sólo contaba con 303 votos favorables. En esa ocasión, al igual que ocurrió ayer, diputados de la coalición de Gobierno rompieron la disciplina de voto.

Aunque el voto fue secreto, los analistas políticos consideran que el socialdemócrata Ecevit pudo recibir el apoyo de la facción más conservadora del principal grupo de la oposición, el islamista Partido de la Virtud (Fazilet), que habría votado a favor de dificultar el proceso de cierre de las formaciones políticas. El Fazilet se encuentra a la espera de que un tribunal pronuncie el veredicto sobre su definitiva disolución.

Ecevit, que considera a Demirel como un baluarte indispensable de la estabilidad del país, trabajó hasta el último momento para ganarse el respaldo de los diputados. Así, antes de la votación de ayer, Ecevit convocó a la prensa con la intención de pedir a los miembros de la Cámara que permaneciesen leales a su apoyo inicial a las reformas.

La presión sobre los diputados en la segunda vuelta llegó hasta el extremo de intentar levantar el secreto de voto contemplado por el reglamento interno de la Cámara para las enmiendas constitucionales. Ecevit instó a los diputados a realizar la votación a mano alzada, algo que finalmente no se produjo.

El debate sobre la reelección de Demirel, cuyo mandato finaliza el 16 de mayo, ha terminado por convertirse en una cuestión de confianza en la coalición que lidera Ecevit, quien hace una semana llegó a insinuar la posibilidad de dimitir en caso de sufrir un nuevo revés en el Parlamento.

Demirel, de 75 años, ha permanecido las dos terceras partes de su vida en la arena política turca, y ha ejercido el cargo de primer ministro en siete ocasiones. La votación de ayer impide su continuidad en la presidencia, pero Demirel ya ha anunciado que no tiene prevista una retirada. "Nunca me he dedicado a plantar flores ni a criar gallinas", comentaba recientemente a la prensa local. Su futuro más probable pasa ahora por su vuelta a su antigua formación política, el conservador Partido de la Recta Vía, poniendo así en peligro el liderazgo de la exprimera ministra Tansu Çiller.

Más información: www.turkey.org

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 6 de abril de 2000

Más información

  • Diputados de la coalición de Gobierno rompen la disciplina de voto