Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Generalitat decide invertir en la Fira tras reclamar Negre la ayuda de Madrid

La Generalitat entrará como accionista en la Fira de Barcelona y será miembro de su consejo general en igualdad de condiciones con el Ayuntamiento y la Cámara de Comercio, ya que las tres instituciones participarán con el 33% del capital. La Fira rompe así un aislamiento institucional que empezó hace 10 años, cuando el entonces alcalde, Pasqual Maragall, utilizó el voto de calidad para decidir el lugar de la ampliación ferial en contra del criterio de la Generalitat. Mas anunció su participación después de que el presidente de la cámara, Antoni Negre, reclamara la presencia del Gobierno central.

La Generalitat se hará con el control del 33% del capital de la Fira de Barcelona en dos fases. En la primera realizará una aportación de capital que rondará los 3.000 millones de pesetas a la gestora de la Fira de Barcelona. La segunda fase de la operación se concretará más adelante, con una nueva aportación de la Administració autonómica similar a la primera y destinada a cubrir uno de los tramos de la ampliación de capital de Fira 2000 -filial al 100% de Fira de Barcelona-, la sociedad que gestiona el nuevo recinto Montjuïc 2, en el polígono Pedrosa de L'Hospitalet. La operación se concretará en las próximas semanas, cuando el actual consejo general de la Fira -auténtica junta de accionistas de la entidad- ratifique los términos concretos de las dos ampliaciones de capital que darán entrada a la Generalitat. Medios conocedores de la operación señalaron ayer que los otros aspectos del acuerdo, como son la línea ejecutiva de la Fira y la reforma de las instalaciones de Montjuïc, "se darán a conocer al finalizar la negociación".

Larga negociación

Estos aspectos han sido tratados en la larga negociación mantenida entre la Generalitat y el Ayuntamiento, que viene reclamando desde hace tiempo la participación financiera del Gobierno catalán en la institución ferial. Los mismos medios avanzan que, sea cual sea el diseño final de la cúpula ferial, el actual director general, Adolf Cabruja, "cesará en breve".

El alcalde de Barcelona, Joan Clos, ha sido uno de los artífices de este acuerdo histórico entre la Generalitat y el Ayuntamiento. Clos ha revelado a los integrantes del consejo general de la Fira su decisión de renunciar al voto de calidad que corresponde al alcalde en caso de empate en las votaciones. La Cámara de Comercio de Barcelona tiene el 20% de la Fira y el Ayuntamiento el 80% restante.

La cámara ha propuesto la creación de la figura de un comisario de ferias de la ciudad, con capacidad ejecutiva y autonomía suficiente como para no verse influido por las tensiones políticas coyunturales entre administraciones. Josep Caminal, ex director del Consorcio del Liceo, ha sido propuesto por el alcalde para este cargo. La Generalitat, en cambio, propone para ese puesto a Jaume Angerri, actual director general de Comercio y miembro, aunque sin voz ni voto, del consejo general de Fira. En las reuniones previas al acuerdo, el presidente de la Generalitat, Jordi Pujol, y Joan Clos habían consensuado el nombre de Caminal. Sin embargo, según las fuentes consultadas, a finales de la semana pasada representantes de varias instituciones, entre ellos Josep Vilarasau, presidente de La Caixa, plantearon a Pujol la conveniencia de que Caminal vuelva a la dirección del Liceo, de la que dimitió poco antes del juicio por el incendio del teatro. Finalmente, Jordi Pujol aceptó la sugerencia de las instituciones de proponer la vuelta de Caminal al Liceo.

PASA A LA PÁGINA 12

Los empresarios apoyan el pacto institucional para reformar la Fira

VIENE DE LA PÁGINA 1 El clima de acuerdo entre la Generalitat y el Ayuntamiento respecto al futuro de la Fira de Barcelona fue acogido ayer con el apoyo unánime del mundo empresarial. El presidente de la patronal Fomento del Trabajo Nacional, que en épocas anteriores estuvo muy enfrentado a Negre, manifestó su convicción de que "ambas admnistraciones, la local y la autonómica, serán capaces de entenderse para potenciar un instrumento económico de primer orden como es la Fira de Barcelona".

Los miembros del comité ejecutivo de la Cámara de Comercio de Barcelona destacan mayoritariamente el papel del presidente Antoni Negre -incluido su órdago del pasado fin de semana, cuando pidió la ayuda de Madrid- en el pacto ferial. Por su parte, el empresario Josep Maria Pujol (Focosa), que lidera la débil oposición a Negre en el pleno de la cámara, manifestó ayer su intención de oponerse a la gestión del presidente en la Fira mediante una moción de censura.

La petición de ayuda al Gobierno de Madrid formulada por Negre para potenciar la Fira de Barcelona recibió ayer la respuesta del ministro portavoz, Josep Piqué. Éste aseguró que "el Gobierno está dispuesto a apoyar la institucion ferial si la Generalitat se compromete oficialmente a dar su respaldo institucional y financiero a la Feria".

Por su parte, el portavoz del Ejecutivo de Convergència i Unió (CiU), Artur Mas, manifestó que la solución a los problemas de competitividad de la Fira no pasa, tal y como reclamó el presidente de la cámara Antoni Negre, por la entrada del Gobierno central en la dirección, sino por que "las cosas se hagan con acierto".

"Prefiero pensar que el presidente de la cámara no formuló esta propuesta en serio", dijo Mas. Después de 10 años de falta de colaboración de la Generalitat en el rumbo de la Fira de Barclona, el consejero aseguró ayer que la voluntad del Ejecutivo autonómico es seguir apoyando la Fira. "Siempre hemos ayudado, incluso cuando Pasqual Maragall era alcalde y presidente de la Fira", afirmó.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 5 de abril de 2000

Más información