Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Zhu Rongji asegura que Taiwan se arrepentirá si elige a un independentista

El primer ministro chino, Zhu Rongji, intervino ayer de forma contundente en la campaña electoral taiwanesa lanzando una seria advertencia a los votantes que elegirán el sábado a su nuevo presidente. Mostrando la inquietud de Pekín ante el posible triunfo de un candidato independentista, Zhu dijo que la relación con la isla está en una encrucijada y advirtió a los taiwaneses de que no tomen decisiones "impulsivamente" porque pueden no tener "oportunidad de arrepentirse".

Elevando el tono a la vez que sacudía enérgicamente la mano y en una rueda de prensa que estaba siendo retransmitida en directo para toda la isla, Zhu declaró: "Déjenme aconsejar a toda esa gente de Taiwan que no actúe impulsivamente en esta encrucijada que decidirá el futuro que seguirán China y Taiwan". "De lo contrario, me temo que no tendrán otra oportunidad para arrepentirse", añadió. Zhu insistió en las repetidas amenazas de Pekín de hacer uso de la fuerza si Taiwan pretende independizarse y a la vez desmintió la extendida creencia entre Taipei y sus aliados de que China está a años de distancia de reunir la capacidad de organizar una invasión. "Aquellos que hacen cálculos erróneos no conocen la historia de China y que el pueblo chino sacrificará sus vidas y usará toda su sangre para defender su dignidad y soberanía", afirmó.Aunque no mencionó nombres durante su comparecencia, Zhu hacía clara referencia al candidato independentista del Partido Democrático Progresista Chen Shui-bian. La reacción de Pekín ante estas elecciones -que considera unos comicios "locales"- ha sido interpretada como una prueba de la fuerza de la candidatura de Chen, que cuenta con el apoyo de importantes académicos y hombres de negocios. Chen es considerado el favorito, aunque las encuestas quedan prohibidas diez días antes de los comicios. Los otros dos principales aspirantes son el vicepresidente y candidato del nacionalista Kuomitang Lien Chan y el independiente James Soong.

Dialogar con el ganador

Zhu afirmó que Pekín estaría dispuesto a dialogar con cualquiera que sea el ganador simpre y cuando abandone la idea de convertir en permanente la separación que desde hace 50 años existe entre ambos lados del estrecho de Formosa. Quien proponga la independencia "acabará mal", sentenció en tono amenazador Zhu, que, sin embargo, es considerado uno de los más pragmáticos y menos estridentes líderes chinos.

En su reacción a las declaraciones de Zhu, el Kuomitang ha sido el partido más contundente. Su portavoz afirmó ayer que Taiwan goza de "soberanía y no admite amenazas". Por contra, el partido de Chen se mostró cauteloso y conciliador en un comunicado en el que señalaba escuetamente que "ambas partes deberán dejar espacio para nuevas relaciones en el futuro" y que tras las elecciones la situación presenta "un punto de inflexión". El propio Chen ha suavizado notablemente su postura desde el principio de la campaña y declarado que si gana no cambiará el nombre de la isla por el de "República de Taiwan" ni proclamará la independencia.

Sin embargo, ninguno de los tres candidatos apoya la idea de Pekín de una reunificación bajo el principio "un país, dos sistemas", fórmula bajo la que Macao y Hong Kong regresaron a manos de China.

El primer ministro también mandó ayer un mensaje a Estados Unidos. "Hay gente en América que siempre quiere usar a Taiwan para oponerse a China", dijo. "Contemplan a China como un enemigo potencial. Estarían felices viendo cómo la cuestión de Taiwan se prolonga indefinidamente", añadió.

Gobierno chino: www.gov.cn. Ministerio taiwanés de AA EE: www.mofa.gov.tw.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 16 de marzo de 2000

Más información

  • Duras amenazas del primer ministro chino