Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Muere Laureano López Rodó, el ministro de Franco que impulsó los planes de desarrollo

El político fallecido fue uno de los 'siete magníficos' de Alianza Popular

Laureano López Rodó, dos veces ministro en los Gobiernos de Francisco Franco, falleció ayer en Madrid a los 79 años. López Rodó fue el impulsor, con rango de ministro, de los planes de desarrollo en los años sesenta y primeros setenta. Posteriormente fue ministro de Asuntos Exteriores. Muerto Franco, se incorporó a Alianza Popular (AP), el partido de Manuel Fraga y otros ex ministros del anterior régimen, como Gonzalo Fernández de la Mora y Federico Silva, bautizados como los siete magnificos. Fue diputado en 1977 y en 1979 dejó la política.

Nacido en Barcelona el 18 de noviembre de 1920, Laureano López Rodó ingresó en el colegio La Salle Bonanova y después en el Instituto Salmerón. Estudió Derecho en Barcelona y con 25 años sacó la cátedra de Derecho Administrativo en la Universidad de Santiago de Compostela. López Rodó era soltero.Su vinculación con las esferas políticas del franquismo se produjo a través del almirante y ministro de Presidencia Luis Carrero Blanco, miembro de la prelatura personal del Opus Dei, a la que López Rodó pertenecía desde 1941. Su estrecha colaboración con Carrero Blanco, el número dos de Franco asesinado por ETA en 1973, se inició en 1956. Ese año, López Rodó fue nombrado secretario general técnico de Presidencia del Gobierno. Pasó luego a ocuparse de la Comisaría del Plan de Desarrollo Económico y Social a partir de 1963 y desde 1965 desempeñó esta responsabilidad con el rango de ministro. En la Comisaría del Plan de Desarrollo se rodeó de ingenieros, economistas y tecnócratas como José María López de Letona y Fabián Estapé.

Su intensa participación en los Gobiernos de la dictadura no le impidió mantener una buena relación con la institución monárquica. En 1995 declaró a este diario: "Yo quería que después de Franco hubiera una institución: la Corona. Porque siempre que la Corona ha caído, como en 1931, nos ha ido mal". En los años cincuenta y sesenta formó parte del equipo de preceptores encargados de la formación del entonces príncipe Juan Carlos. Los Reyes enviaron ayer un telegrama de pésame a la familia.

A finales de los años cincuenta y primeros sesenta, López Rodó tuvo un papel relevante en el ascenso de los opusdeistas en el Gobierno en detrimento del llamado sector azul. El economista Fabián Estapé explica en su reciente libro de memorias De tots colors que fue precisamente López Rodó quien propició un importante cambio de rumbo en la política económica promoviendo la entrada en el Gobierno en 1957 de Alberto Ullastres en Comercio y Mariano Navarro Rubio en Hacienda, ambos, como él, miembros del Opus Dei.

Uno de los objetivos de los tecnócratas era elevar la paupérrima renta española, estancada desde la guerra civil (1936- 1939). La férrea dictadura había aislado al país y provocado su parálisis económica. El plan de desarrollo decía textualmente en 1963 que su objetivo era "conseguir la elevación del nivel de vida de todos los españoles".

A través de una política de inversión pública en colaboración con la entonces llamada banca industrial, los planes de desarrollo promovieron el salto económico de los sesenta. El mismo López Rodó destaca en sus memorias, publicadas en 1990, el esfuerzo inversor dedicado a enseñanza y vivienda. El tirón de la economía había tenido un impulso inicial con el Plan de Estabilización lanzado en 1959 por Ullastres y Navarro Rubio con la dirección técnica del economista Joan Sardá.

En 1973, López Rodó fue nombrado ministro de Asuntos Exteriores en el Gobierno de su mentor Carrero Blanco. En 1976, muerto Franco, ejerció de embajador en Viena.

Ingreso en AP

Acabado el franquismo, Laureano López Rodó tuvo una fugaz actividad política, primero como fundador del Partido Regionalista, que posteriomente se incorporó a AP, precedente inmediato del actual Partido Popular.

En 1977 se integró en Alianza Popular con el grupo de ex ministros de Franco que lideraba Manuel Fraga y entre los que figuraban también Licinio de la Fuente, Antonio Carro, Gonzalo Fernández de la Mora y Federico Silva Muñoz, Cruz Martínez Esteruelas y Tomás de Carranza. A finales de los setenta formó parte de la comisión que redactó el Estatuto de Cataluña. No se presentó a las generales de 1979. Ese año se alejó de su partido Alianza Popular y abandonó por completo la actividad política.

El programa Epílogo de Canal+ emitirá en abierto la semana próxima una entrevista en profundidad con Laureano López Rodó. Este programa realiza entrevistas para ser emitidas sólo tras la muerte de los entrevistados.

El entierro será hoy por la mañana en el Cementerio de La Almudena, en Madrid.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 12 de marzo de 2000