Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Editorial:

Estabilidad andaluza

El sondeo que hoy publica este periódico sobre la intención de voto en las eleccciones autonómicas que se celebrarán el 12 de marzo en Andalucía, al mismo tiempo que las legislativas, anticipa un Parlamento con un equilibrio de fuerzas similar al recién clausurado. Sólo Izquierda Unida sufre un retroceso visible, que coloca al PSOE al borde de la mayoría absoluta a la vez que sube la intención de voto del PP. Los socialistas consolidan así su situación hegemónica en la comunidad autónoma más poblada y en la que gobiernan ininterrumpidamente desde hace casi veinte años. Con sus seis millones de electores, Andalucía ha sido también el mejor granero de votos para el PSOE en las elecciones generales.Las elecciones andaluzas del 12 de marzo presentan tendencias más estables que hace cuatro años, cuando las empresas de sondeos fallaron estrepitosamente al anunciar un posible triunfo del PP, a rebufo de lo que ya se vislumbraba a escala nacional. En esta ocasión Manuel Chaves podría estar cerca de la mayoría absoluta, lo que es compatible con un posible retroceso frente al PP en las provincias de Málaga y Almería.

El Partido Popular, que estrena candidata en la persona de Teófila Martínez, alcaldesa de Cádiz, podría incrementar su caudal electoral en algo más de un punto (del 34,2% al 35,5%) y convertir sus 40 escaños actuales en un máximo de 43. El Partido Andalucista (PA), que ha gobernado en coalición con el PSOE, mejora ligeramente en intención de voto, pero sin que ello le haga aumentar sus cuatro escaños.

La continuidad y la estabilidad parecen ser, pues,los rasgos más destacables de la situación política andaluza. Incluso el deterioro previsible de IU en las elecciones andaluzas (unos tres puntos en porcentaje de voto, con una pérdida de cuatro a cinco escaños) parece más suave que el que las encuestas auguran a esta fuerza política en las elecciones legislativas. Sin embargo, es posible que, de ganar el PSOE sin alcanzar la mayoría absoluta, IU sea la fuerza política llamada a gobernar en coalición. Es la opción que prefiere la mayoría del electorado socialista. Y no porque se muestre insatisfecho con los resultados del Gobierno PSOE-PA en los últimos tres años, sino por ser una fórmula que responde mejor al escenario abierto en el plano nacional por el acuerdo con IU. Pero, si este pacto de gobierno se materializa, no será sólo por las preferencias de los votantes socialistas, sino por el cambio que ha experimentado la propia coalición de izquierdas. Hace cuatro años, su líder regional, Luis Carlos Rejón, hizo de Chaves el enemigo a batir y terminó sumando votos a la derecha y perdiendo los propios. El pacto nacional de izquierdas no tiene una traducción en Andalucía, pero ha modificado el clima entre IU y los socialistas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 28 de febrero de 2000