Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los socialistas creen "insultantes" las ayudas a la natalidad que propone UPN

Las medidas económicas de apoyo a la natalidad anunciadas esta semana por el presidente navarro, el regionalista Miguel Sanz, han irritado notablemente a la oposición socialista, que entiende que las subvenciones esconden una filosofía "derechista" y "predemocrática". El secretario general del PSN-PSOE, Juan José Lizarbe, exigió ayer a UPN "más respeto" a las mujeres y rechazó de plano el concepto de "mujer que debe dedicarse en exclusiva a tener hijos y cuidar a su maridito" que, a su entender, destila el plan regionalista.

UPN anunció en la presentación de sus candidatos al Congreso y Senado novedosas medidas de apoyo económico a la natalidad que, según Sanz, no tienen parangón en España, aunque ya existen en otros países comunitarios.En concreto, propuso subvencionar durante un año con 55.000 pesetas mensuales el nacimiento del segundo hijo, siempre que alguno de los cónyuges pida la excedencia laboral. En el caso de terceros y sucesivos bebés, UPN propone extender esa ayuda a tres años, siempre que uno de los dos padres trabajadores mantenga la situación de excedencia ese mismo plazo. De igual forma, los regionalistas plantean una ayuda directa de 330.000 pesetas para el tercer hijo (o el segundo, si alguno de ellos tuviera minusvalías) en las familias que no puedan o no quieran acogerse al sistema de excedencias.

La reacción a estas medidas no se ha hecho esperar. Los socialistas aprovecharon ayer la presentación de su programa para pedir a Sanz que tenga "más respeto a la mujer". Lizarbe aseguró que la igualdad de los sexos y el aumento de la natalidad no se consiguen con "regalitos preelectorales" de esta índole, si bien dijo comprender que Sanz haga tales propuestas "predemocráticas y conservadoras" porque busca el fomento de "la procreación por la procreación" para relegar a las mujeres al ámbito familiar.

La candidata al Congreso y ex diputada socialista Blanca García manifestó que "los hijos no son un problema de las mujeres, sino de la sociedad" y matizó que para fomentar la natalidad hay que analizar las causas del problema, que sitúan a la mujer como responsable de la familia, la casa, los enfermos y los ancianos, trabajos "que limitan su autonomía para elegir un proyecto personal y profesional de vida". García abogó por otras medidas como aumentar los servicios sociales de atención a la familia.

Las propuestas de UPN persiguen elevar la natalidad un 10% anual, ya que Navarra, con una tasa por debajo de 1,19 hijos por mujer, se sitúa entre los territorios de menor natalidad del mundo. Para garantizar el simple relevo generacional deberían nacer unos 8.000 bebés al año, cuando en la actualidad no se superan los 4.800. Si se creciera el 10% anual durante una década se alcanzaría la tasa de 2,1 hijos por mujer.

Según el Departamento de Bienestar Social, las cifras prometidas por UPN son "ponderadas" porque tienden a compensar la merma de ingresos de los matrimonios que optan por la excedencia, a lo que se suma al ahorro de cuidar al niño sin recurrir a terceras personas y la generación de nuevos empleos de sustitución.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 18 de febrero de 2000

Más información

  • Sanz plantea subvenciones de 55.000 pesetas al mes desde el segundo hijo