Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Borrell afirma que la liberalización mundial conduce a la desigualdad

El diputado socialista José Borrell aseguró ayer que la liberalización económica a escala mundial "conduce a un crecimiento de la desigualdad inevitable". Borrell se mostró partidario de una nueva regularización del libre mercado y reclamó la reacción de los ciudadanos para evitar que sean los agentes económicos los que configuren la sociedad que nace al amparo de la globalización.Borrell participó en Cornellà en una mesa redonda organizada por la escuela de formación del PSC Xavier Soto bajo el título Por una recuperación de las instituciones democráticas. El diputado socialista y número dos del PSC por Barcelona en las próximas elecciones generales reiteró sus tesis sobre la necesidad de que la política tenga prioridad sobre la economía y que éste debe ser el norte de la izquierda.

La diferencia de fondo entre la izquierda y la derecha es, a juicio de Borrell, que "para los liberales de derecha todo es mercancia: la educación, la salud..."; en cambio, las formaciones progresistas defienden que hay derechos "que no se pueden dejar en manos del mercado". Y añadió: "La lucha histórica de la izquierda ha sido imponer reglas a los agentes económicos".

El poder adquirido por los agentes económicos tienen un responsable, en opinión del diputado del PSC: los gobiernos. "Los agentes económicos hacen lo que les dejan los gobiernos y son éstos los que han permitido la desregularización", aseguró.

Estos males tienen una solución, a juicio del diputado socialista: la implicación de la sociedad. "Hay soluciones si forman parte de una reacción ciudadana, si no se deja en manos de los agentes económicos la sociedad que queremos". Borrell señaló que los ciudadanos no pueden exigir que sus gobiernos lleven a cabo una buena política si no presionan al mismo tiempo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 18 de febrero de 2000