Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Marruecos advierte a España de que "no puede admitir" la situación creada en El Ejido

El conflicto racista desatado el pasado sábado en El Ejido (Almería) capitalizó ayer buena parte de la reunión del Consejo de Gobierno marroquí, que ha decidido hacer un "seguimiento diario" de la situación de los inmigrantes marroquíes residentes en España. El portavoz del Ejecutivo y ministro de Empleo, Jalid Aliu, advirtió al final de la reunión de que "Marruecos no puede en ningún caso admitir esta situación" y pidió a las autoridades españolas que se comprometan a hacer respetar las disposiciones del acuerdo de cooperación, amistad y buena vecindad entre los dos países.

La agresión de un piquete de huelguistas marroquíes a un agricultor de 19 años fue el único incidente grave ocurrido ayer en El Ejido, un pueblo dominado por tercer día por un paro indefinido en los invernaderos en demanda de medidas de seguridad frente a los ataques racistas. Los inmigrantes han tramitado unas 200 denuncias por destrozos en sus comercios y viviendas, y celebraron ayer una asamblea para fijar las condiciones para abandonar el paro.Antes de esta asamblea, el Gobierno de Rabat advertía al español de que "Marruecos no puede en ningún caso admitir esta situación", informa Efe. Rabat exige que se respete el acuerdo de cooperación, amistad y buena vecindad entre los dos países. Este compromiso, añadió el portavoz del Ejecutivo, es necesario para otorgar un significado real a la voluntad política común de promover una zona mediterránea en la que impere la estabilidad, la paz, la cooperación y el desarrollo. Jalid Aliua reiteró que Marruecos "denuncia y condena con firmeza" esta violencia xenófoba y expresó su "sorpresa" por la "pasividad" de las fuerzas de seguridad españolas.

Aliua anunció que la secretaria de Estado de Cooperación, Aicha Belarbi, que se encuentra en España, viajará a El Ejido para interesarse por la situación de la comunidad marroquí.

Mientras, la situación en El Ejido seguía siendo de calma tensa. Desde primeras horas, los piquetes recorrieron las explotaciones agrarias dentro de una huelga cada vez más organizada. Las asociaciones empresariales calculan que, de prolongarse el paro, las pérdidas diarias alcanzarán los 2.000 millones de pesetas. También los comerciantes magrebíes afectados por los ataques han comenzado a evaluar sus daños: las primeras estimaciones elevan las pérdidas a más de 500 millones de pesetas.

Por los destrozos en comercios y bienes -entre ellos, una veintena de automóviles-, los magrebíes han tramitado ya unas 200 denuncias, aunque las asociaciones de extranjeros y ONG siguen recopilando datos para poder ofrecer un balance definitivo. La Asociación de Empresarios de la Provincia de Almería ha asumido la reivindicación de los afectados para que se les indemnice por los destrozos y ha abierto una cuenta corriente con un millón de pesetas para resarcir a las víctimas que carezcan de seguro, informa María José López Díaz.

Los magrebíes celebraron numerosas concentraciones en puntos de la comarca e incluso en el puerto de Almería, donde se reunieron alrededor de 60. Estas reuniones tuvieron lugar a pesar de que la policía ha recibido órdenes de impedir cualquier hecho que pueda interpretarse como una provocación. La concentración más importante sigue celebrándose diariamente en la puerta de la comisaría de El Ejido, tras una pancarta en la que se lee "todos somos almerienses". Allí mismo decidieron la lista de sus reivindicaciones para poner fin a la huelga. La policía se lo permitió, pero ya saben que a partir de ahora las manifestaciones de protesta están prohibidas.

La Subdelegación del Gobierno ha recibido instrucciones: "Se van a impedir todas las manifestaciones y se han dado instrucciones a las fuerzas de seguridad para que actúen con contundencia ante cualquier actuación violenta para que puedan ser detenidas con rapidez". La Subdelegación también ha prohibido la manifestación convocada para hoy por la Asociación Pro Derechos Humanos de Andalucía y otras ONG.

Numerosos agricultores consultados admiten que ya han contratado mano de obra no marroquí, especialmente rumanos y lituanos, a la vez que reconocen que la contratación masiva de trabajadores de otros países se ha barajado en las reuniones de los agricultores.

La policía detuvo ayer a 13 inmigrantes, cuatro de ellos acusados de agredir a un agricultor de 19 años de El Ejido que recibió varios golpes cuando trabajaba en una finca de su familia, informa Santiago F.Fuertes. Los magrebíes que le pegaron formaban parte de los piquetes que recorren los invernaderos. Sergio David Vargas ingresó en el Hospital de Poniente poco después del mediodía. Padecía traumatismos en la cabeza y erosiones superficiales. A pesar de que el joven apenas pasó unas horas ingresado, por el pueblo corría el rumor de que había muerto apuñalado.

A los otros nueve magrebíes que completan el grupo de los inmigrantes detenidos se les llevó a comisaría por coacciones contra el derecho de los trabajadores al formar piquetes. Con estas, ya son 55 las personas detenidas en El Ejido. De ellas, 39 son magrebíes, y 16 españoles, ocho de ellos implicados en la paliza que recibió el subdelegado del Gobierno en Almería, Fernando Hermoso, informa Europa Press. Cuatro de ellos han ingresado en la prisión almeriense de El Acebuche y uno, de 17 años, ha sido puesto en libertad.

El País Digital tiene abierta una encuesta en "Tu voto" sobre los hechos de El Ejido. www.el pais.es

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 11 de febrero de 2000

Más información

  • Los inmigrantes víctimas de los ataques racistas han presentado ya 200 denuncias