Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Pujol corrige las críticas de Trias al concierto fiscal vasco

Jordi Pujol evitó ayer secundar las palabras de su ex consejero de Presidencia Xavier Trias, quien había calificado de "tremendamente insolidario" el concierto económico vasco. En un intervención que sonó claramente a rectificación, el presidente afirmó en el Parlament que lo insolidario es el trato fiscal que recibe Cataluña y que Convergència i Unió (CiU) siempre se ha significado por apoyar las reivindicaciones del nacionalismo democrático vasco.Pujol tuvo que responder a una pregunta de Esquerra Republicana sobre si asumía o no las declaraciones de Trias. Rehusó contestar directamente: "Siempre hemos apoyado el hecho de que el País Vasco restableciera sus derechos históricos. Pero otra cosa es la negociación del cupo, que aritméticamente hablando siempre ha sido beneficioso para ellos cuando lo negociaron con la UCD y el PSOE", afirmó.

El parlamentario de ERC Joan Puigcercós interpretó las declaraciones de Pujol como una clara rectificación y añadió que la actitud de Trias le parecía una deslealtad hacia el PNV, "sus socios en la Declaración de Barcelona".

El presidente aprovechó ayer sus respuestas parlamentarias para sacar de nuevo a colación sus críticas al actual sistema de financiación catalán.

El presidente advierte que el Estatut deberá revisarse si Cataluña no consigue una financiación más justa

Pujol pidió en la Cámara la ayuda de Esquerra Republicana para reivindicar un sistema de financiación para Cataluña mucho más justo, pues esta formación política y Convergència fueron los dos únicos partidos, dijo, que votaron a favor de un concierto económico similar al vasco cuando en Sau se estaba redactando el Estatuto catalán. No obstante, en los pasillos, el presidente hizo extensiva esta petición al resto de grupos parlamentarios.El presidente recurrió a un discurso del presidente Manuel Azaña, pronunciado en 1932, en el que defendió una paridad entre los recursos financieros que debía recibir Cataluña y su nivel de competencias; de lo contrario, la autonomía sería inviable y habría que revisar el propio Estatuto. Pujol cree que en la actualidad se da una situación similar. "La necesidad de conseguir una mejor financiación es de justicia para Cataluña, pues ahora recibimos un trato injusto y discriminatorio. Si no es así, el Estatuto fracasará y tendremos que revisarlo a la baja, lo que me parece totalmente inviable", afirmó. Lo más lógico es, a juicio del líder nacionalista, que todos los grupos parlamentarios reivindiquen en forma pactada este nuevo sistema.

En la sesión de control parlamentario, Pujol negó la existencia de contradicciones en el seno del Ejecutivo catalán y que su reestructuración obedezca a un equilibrio de poderes entre Artur Mas y Josep Antoni Duran Lleida. El presidente del PP catalán, Alberto Fernández Díaz, acusó a Pujol de haber modificado el Gobierno en función de los intereses de CiU y no de Cataluña. El presidente de la Generalitat le respondió que las únicas contradicciones son la de los ministros del Interior, Jaime Mayor Oreja, y de Industria y portavoz, Josep Piqué, por la Ley de Extranjería.

Por su parte, el socialista Joaquim Nadal nombró el Eix Transversal como ejemplo de un "balance poco brillante y pobre de Pujol". Éste negó que CiU traspasara al Gobierno central la gestión de esta infraestructura viaria. El portavoz de Iniciativa, Joan Boada, acusó, por su parte, a la Generalitat de favorecer la "especulación urbanística" y la "privatización" del suelo con la construcción de un campo de golf en Terrassa.

En el pleno de ayer, el consejero de Medio Ambiente, Felip Puig, admitió que la concentración de purines supone un problema para Cataluña y anunció que el Gobierno aplicará "con rigor" en los próximos cinco meses una campaña para reducir su impacto. Puig respondía a una interpelación de IC-V acusando a la Generalitat de no haber actuado para evitar este problema.

El portavoz se estrena en compañía

Artur Mas, consejero de Economía, fue presentado ayer en sociedad como portavoz. El consejero estuvo acompañado por el presidente de la Generalitat, Jordi Pujol, y por el consejero de Presidencia, Joaquim Triadú. Pujol se encargó de aclarar que, a partir de ahora, Mas comparecerá en solitario a dar cuenta ante los periodistas de lo acordado por el Consell Executiu. En todo caso estará acompañado, ocasionalmente, por algún miembro del Gobierno, pero sin una mesa tan concurrida como la de ayer.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 10 de febrero de 2000

Más información