Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:JOSÉ MANUEL AZKONAPRESIDENTE DE LA SOCIEDAD EL SITIO

"Queremos recuperar el viejo foro en favor de la libertad"

José Manuel Azcona, 38 años, es presidente, desde hace un año, de una Sociedad con sede en Bilbao, El Sitio, que ha cumplido los 125 y que trata de recuperar el brillo y la repercusión socio-cultural que tuvo después de la II Guerra Carlista y en pleno desarrollo industrial de Bilbao y del País Vasco. Nacido en Falces (Navarra), José Manuel Azcona lleva en Bilbao desde los seis años, "tengo ya el sello y talante de esta ciudad abierta al comercio exterior desde hace siglos, ciudad liberal, tolerante, plural y por eso mismo contradictoria". Se doctoró en la Universidad de Deusto y es historiador y profesor de una de las universidades nuevas, Juan Carlos de Madrid. Ha escrito diversos libros, siempre sobre tres temas dominantes: el nacionalismo, las relaciones socio-económicas de los emigrantes vascos en América y estudios sobre la historia local (de un municipio o una zona determinada) en diversos campos y disciplinas: historia, sociedad, economía, etcétera.

Cuando entrevistamos a José Manuel Azcona, el pasado día 18, acababa de terminar la última de las conferencias organizadas por El Sitio, con el salón de un hotel lleno. La pronunciaba Javier Otaola, presidente del Colegio Vasco de Masones y presidente de la Gran Logia Española, que habló de La Masonería hoy. Razón y sentido. Era esta charla una muestra de la voluntad de la nueva junta de El Sitio, esta Sociedad bilbaína que surgió en 1874 "dedicada al fomento y la defensa de los valores liberales de la Ilustración; Sociedad liberal y abierta siempre a ideas progresistas y democráticas".

Pregunta. El primer presidente de El Sitio fue ordenanza de banco (Canuto de Azcue), y el actual es profesor de Universidad. ¿Qué ha habido entre esos dos presidentes?

Respuesta. Directivos y presidentes de las más variadas profesiones y procedencias, lo que define el pluralismo caractereológico de El Sitio, una Sociedad que tiene hoy casi 500 socios y una directiva joven y muy ilusionada; una Sociedad en la que ha habido grandes artistas vascos, intelectuales, escritores, personajes populares y también anónimos, profesionales y obreros de los sectores más dispares. Ha habido de todo y de todas las condiciones sociales e ideologías pensantes, porque para formar parte de esta Sociedad lo único que se pide es tener un talante abierto y liberal, pero sobre todo tolerante y democrático, con la mirada puesta en el progreso social y cultural.

P. Sin embargo, El Sitio es un nombre bélico...

R. Nuesta Sociedad nació durante una guerra (Segunda Guerra Carlista, entre los años 1872 y 1876) y otra guerra (la Guerra Civil) trajo su desaparición momentánea, en una época en la que Bilbao también estuvo sitiada. Por eso conserva su nombre y no sólo el nombre sino también algunas de sus principales celebraciones. Pienso que no es malo que quede en la memoria aquellos hechos de armas que contribuyeron a la gestación de la Sociedad: el 25 de diciembre, fecha del levantamiento del II Sitio de Bilbao, cuando se le concedió el título de Noble y muy Leal Villa; y el 2 de mayo: entrada de las tropas liberales en Bilbao. En esas dos fechas los socios subían la escalinata de Begoña en procesión cívica para honrar a los muertos en el Cementerio de Mallona. Y aunque los tiempos han cambiado no es malo tener en mente aquellas fechas históricas.

P. Después del parentesis de la dictadura, clausurada la Sociedad, ¿que ocurrió con El Sitio?

R. Disuelta por la autoridad franquista la Sociedad e incautadas sus propiedades, incluida su sede, se tuvo que esperar al año 1980 para que un grupo de intelectuales recuperaran el espíritu y la tradición de la sociedad. Y aunque en sus orígenes era una agrupación recreativa, de signo cultural y político, similar a la Sociedad Bilbaína y al Ateneo de Madrid, los tiempos cambiaron y nos hemos ido desligando del cariz político, y somos hoy una Sociedad civil que hacemos actos vinculados al pluralismo, una agrupación con vocación eminentemente liberal, tolerante, cultural y progresista, sobre todo en lo social.

P. ¿Y cómo es posible que haya sobrevivido después de 125 años?.

R. Pues principalmente por su carácter tolerante y abierto, donde conviven y espero se debatan las tendencias ideológicas y culturales que se mueven en Bilbao.

P. ¿Por qué cree que no ha triunfado aquí un partido liberal, como en otros países?.

R. Pues probablemente porque el liberalismo se ha llevado en el sentimiento y porque desde la sociedad civil se ha impregnado de liberalismo a otros partidos e incluso a la administración pública. De haberse convertido el liberalismo en partido político probablemente ese concepto hubiera perdido parte de su razón de ser, defendiendo solo a una parte y no a la sociedad en conjunto. Además, nuestros liberales lo han sido tanto que han defendido posturas que creyeron justas de partidos no liberales, por ejemplo los fueros vascos.

P. A usted., como nuevo presidente de El Sitio, ¿que le preocupa más en esta sociedad vasca?

R. Mi intención es contribuir decididamente a crear una sociedad vasca plural, abierta, donde quepan todos los que defienden la libertad, la democracia y la tolerancia. Conincido absolutamente con mi Junta y con los socios de ahora en que debemos reactivar la Sociedad (ya lo estamos haciendo) y abrir un foro de debate en favor de la libertad y del progreso, recuperar aquel foro por el que pasaron los Unamuno, Ortega, Azaña, Prieto, Alcalá Zamora, Garcia Lorca..., y por el que pasen (ya lo están haciendo) otros muchos que tengan que interesar a la sociedad civil, recuperando un público que se había perdido, un público a poder ser joven. También queremos reunir en un libro esas conferencias de aquellos intelectuales publicándolas, y aumentar nuestras obras, sin eludir el premio de poesía y otras publicaciones.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 23 de enero de 2000