Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los Ayuntamientos navarros exigen la gratuidad de la autopista A-15

El movimiento popular por la gratuidad de la Autopista de Navarra crece día a día y estudia coordinar sus actuaciones para presionar al Gobierno de UPN a aceptar la demanda popular contra los peajes. Una treintena de ayuntamientos navarros afectados por la alta peligrosidad de la carretera nacional 121 entre Pamplona y Tafalla dieron a conocer ayer que rechazan la propuesta técnica del Gobierno de UPN de construir una variante de carretera como solución. Los alcaldes y concejales de estos municipios insistieron en que únicamente la gratuidad de la autopista navarra A-15 (propiedad al 50% de la Administración foral y el Estado) solucionará los problemas de tráfico generados en la nacional anexa.El Gobierno de Navarra se ha negado en redondo a estudiar la liberalización de peajes de la A-15 asegurando que el rescate de la concesión costaría a las arcas navarras unos 50.000 millones de pesetas, cifra que estiman inviable. Al mismo tiempo, los técnicos de la Diputación navarra propusieron construir una variante cuyo costo sería de 6.000 millones, como solución al tramo viario más peligroso.

La asamblea de municipios ha rechazado tales propuestas por entender que no sirven a las demandas ciudadanas y que ocultan, tras informes económicos no justificados, una falta de voluntad política. Los municipios coordinarán su trabajo con otros ayuntamientos que exigen medidas similares en otros tramos de esta autopista, cuya explotación está en manos de la empresa pública Audenasa. Se trata de más de una treintena de municipios del norte de Navarra que exigen al Gobierno de UPN la desaparición del peaje existente en el tramo de la A-15 entre Irurtzun y Berriozar.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 23 de enero de 2000