Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Detenido un inmigrante tras el asesinato de dos agricultores en El Ejido

El presunto autor del doble crimen había trabajado en los invernaderos de las víctimas

Los vecinos de El Ejido (Almería) se despertaron ayer sobresaltados por un trágico suceso: el brutal asesinato de dos agricultores de la zona. José Luis Ruiz, de 41 años, y Tomás Bonilla, de 53, murieron degollados hacia las 8.30 en el paraje conocido como Águilas Bajas, donde están ubicados los invernaderos de los que ambos eran propietarios. Apenas media hora después del doble crimen, del que fue testigo la familia de una de las víctimas, la Guardia Civil de El Ejido detuvo a A. B., un inmigrante palestino, de 24 años, antiguo empleado de las víctimas, acusado del doble homicidio.

José Luis Ruiz aparcó ayer muy temprano su furgoneta en el Polígono Industrial de La Redonda, una zona situada a las afueras del municipio de El Ejido y en cuyas inmediaciones existen numerosas explotaciones de cultivos bajo plásticos. Cuando se dirigía al invernadero del que era propietario, recibió el impacto de una piedra que le dio en la cabeza. Su esposa y a sus dos hijos, que habían llegado con él en la furgoneta, tuvieron tiempo para correr hasta el lugar en el que José Luis yacía y presenciar cómo un hombre le cortaba el cuello.Muy cerca del lugar de los hechos se encuentra el parque de bomberos del Poniente. Hasta allí consiguió llegar la esposa de José Luis para pedir auxilio. Inmediatamente los bomberos avisaron a la Guardia Civil. Pero la premura con que la mujer pidió socorro no pudo evitar que se produjera otra muerte.

Tomás Bonilla, propietario de un invernadero cercano, alarmado por los gritos, acudió al lugar para auxiliar a José Luis. Sólo tuvo tiempo de recibir una puñalada en el corazón. Momentos después, también fue degollado.

Miembros del puesto de la Guardia Civil de El Ejido, avisados por los bomberos, se personaron de inmediato en el lugar. La Guardia Civil, menos de una hora después del doble homicidio, detuvo a A.B., un inmigrante de origen palestino que está acusado de ser el autor del macabro crimen. El detenido había trabajado como empleado en el invernadero de sus víctimas.

Hasta el momento, los agentes no han adelantado una hipótesis sobre la causa que movió al detenido, de 24 años, a matar de modo tan brutal a las dos víctimas. No obstante, según informó la Cadena SER, algunos testigos manifestaron que el presunto asesino se molestó al ser sorprendido apedreando a un perro que pertenecía a la primera de las víctimas.

El caso está siendo investigado por la Guardia Civil de Almería, que ayer ordenó vaciar una balsa cercana por si pudiera encontrarse allí el arma blanca con la que los dos agricultores fueron degollados.

Hacia la una del mediodía el Juzgado número 3 de El Ejido (el municipio que concentra la mayor población de inmigrantes de toda la provincia) que ayer estaba de guardia, ordenó el levantamiento de los cadáveres. El caso se encuentra actualmente bajo secreto de sumario.

A mediodía de ayer, cuando los bomberos se afanaban en limpiar el lugar, se pudieron vivir aún momentos de tensión cuando la hermana de una de las víctimas llegó a la zona del crimen. "No es posible. No puede ser. Cómo le han hecho esto. Mi hermano no era ningún perro para morir así. Cómo le han hecho esto", repetía la mujer.

El alcalde de El Ejido, Juan Enciso, del PP , realizó ayer un llamamiento a la calma, mientras no se conozca el resultado real de las investigaciones. La convivencia entre las dos comunidades se ha visto alterada en los últimos años por sucesos violentos protagonizados tanto por almerienses como por inmigrantes.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 23 de enero de 2000