Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Aumenta el tráfico en la autopista Terrassa-Manresa tras bajar el peaje

El número de vehículos que pasan cada día por la autopista de Sant Cugat-Terrassa-Manresa ha aumentado el 16,5 % en los primeros seis meses de aplicación del descuento del precio del peaje (el 16 de julio se inicio una rebaja del 45 % en los días laborables). La mayor afluencia se ha dado entre el lunes y el viernes, cuando el incremento se sitúa casi al 20% (19,9%), pero también ha tenido incidencia el fin de semana, que sin rebajas ha captado el 12,5% más de usuarios que el año anterior. Estas cifras indican que la autopista se sitúa en la línea de llegar a los objetivos de crecimiento marcados por el Gobierno catalán en el momento de pactar el acuerdo de rebaja, que eran alrededor del 25%. Este año, la Generalitat deberá bonificar a la empresa Autema, concesionaria de la autopista, más de 250 millones de pesetas para compensar el recorte de ingresos que le ha ocasionado la nueva situación económica del segundo semestre propiciada por la rebaja del peaje. En el conjunto de un año, la Generalitat calculó que pagaría alrededor de 450 millones de pesetas de compensación.

Barrera superada

A pesar de no llegar aún al objetivo que se impuso el Gobierno catalán, la medida de la rebaja ha servido para que el uso de la autopista entre en unas cifras de normalidad. El tramo entre Terrassa y Manresa ha dejado de ser una vía utilizada preferentemente el fin de semana. Ahora circulan por ella 12.610 coches de media los días laborables frente a 10.927 los festivos, con lo que, por primera vez, se ha superado la barrera de los 10.000 vehículos diarios.

La rebaja en el precio de la autopista ha repercutido en la intensidad de tráfico de las carreteras con funciones similares, como el tramo sur del Eje del Llobregat (C-1411), entre Manresa y Abrera, o la carretera BP-1213, que conecta la C-1411 con Terrassa. La inversión de afluencias de coches aún es insuficiente para descongestionar estas carreteras y, sobre todo, algunos tramos de las mismas por donde circulan hasta 30.000 vehículos diarios.

Los dirigentes políticos de Manresa y los del Consejo Comarcal del Bages reclaman una solución definitiva, que podría ser la supresión del peaje de la autopista o la construcción de una autovía como mínimo desde Manresa hasta Castellbell y el Vilar, que es el tramo de más intensidad de tráfico. La Generalitat se opone a la construcción de la autovía porque no está prevista en el Plan de Carreteras de Cataluña y porque mantiene que la autopista "permite dar un servicio adecuado al tráfico".

Pasar por la autopista de Terrassa a Manresa cuesta, los días laborables, 430 pesetas en el peaje de Castellbell y el Vilar y 140 en el de Sant Cugat. Los festivos, los precios son de 765 y 245 pesetas, respectivamente. La concesionaria también tiene establecidas bonificaciones en función del número de viajes que se efectúan.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 23 de enero de 2000