Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cultura compra una obra de Goya ante una oferta de Abelló por 4.000 millones

La Academia de Bellas Artes ofreció por "La condesa de Chinchón" 3.000 millones en 1996

El Ministerio de Educación y Cultura va a ejercer el derecho de tanteo para que el cuadro La condesa de Chinchón, de Francisco de Goya, pase a las colecciones nacionales, según informó ayer el ministro Mariano Rajoy. Los actuales propietarios, la familia Rúspoli Morenés, notificaron a la Junta de Calificación, Valoración y Exportación de Obras de Arte que habían vendido el cuadro por 4.000 millones de pesetas. La oferta por "la mejor obra de Goya en manos privadas" procedía del financiero y coleccionista de arte Juan Abelló, presidente de Airtel.

Mariano Rajoy, coordinador de la campaña electoral del Partido Popular, dijo ayer que La condesa de Chinchón era "la adquisición más importante de esta legislatura", que, según el secretario de Estado de Cultura, Miguel Ángel Cortés, alcanza una inversión de 14.000 millones en obras de arte. En la misma conferencia de prensa para informar sobre la compra, el director general de Bellas Artes, Benigno Pendás, calificó la obra de Goya como de "primerísima calidad", y, según los expertos, "el mejor Goya en manos privadas".Rajoy explicó que ante la notificación de la compraventa, obligatoria por los propietarios al tratarse de un bien inexportable del patrimonio histórico, la Junta de Calificación, Valoración y Exportación de Obras de Arte, que preside Antonio Bonet Correa, director del Museo de la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando, aconsejó en su última reunión que Cultura ejerciera el derecho de tanteo.

El Estado tiene esta facultad como una de las medidas de protección, según se establece en la ley de 1985 del Patrimonio Histórico Español. El último ejercicio de derecho de tanteo fue otra obra de Goya, Vuelo de brujas, en 1996, por 275 millones de pesetas, que hoy cuelga en el Prado. La condesa de Chinchón fue declarado parte del tesoro histórico-artístico el 30 de diciembre de 1983, por lo que tiene la condición de bien inventariado, según la Ley del Patrimonio.

Rajoy anunció que, aunque el ejercicio del derecho de tanteo termina el 12 de febrero, dos meses después de la notificación de la compraventa, el Ministerio de Educación y Cultura ha tomado la decisión política de comprar la obra por el mismo precio de 4.000 millones de pesetas que había ofrecido un comprador cuyo nombre no fue dado a conocer en la rueda de prensa. Otras fuentes indican que el comprador ha sido el financiero y coleccionista de arte Juan Abelló, cuyo fondo figura con frecuencia en diversas exposiciones públicas. Abelló estuvo ilocalizable ayer, pero una fuente de su entorno dijo que "Abelló había tenido interés por el cuadro, pero en estos momentos no ha hecho ninguna puja".

En los últimos años, el retrato de María Teresa de Borbón y Villabriga, condesa de Chinchón, sobrina de Carlos IV y mujer de Manuel Godoy con la intervención de la reina María Luisa, pintado por Goya en el mes de abril de 1800, era una pieza deseada sobre todo por el Prado. La obra nunca ha salido de la familia de la retratada, tras permanecer muchos años en el palacio de Boadilla del Monte y pasar a la familia Rúspoli, descendiente de la condesa, hasta llegar a los herederos actuales, los tres hermanos Rúspoli Morenés. En los años veinte se expuso en Londres y Madrid; en 1970, en París, y después, en varias exposiciones organizadas por el Prado.

"Tengo la ardiente esperanza" de que el cuadro vaya al Prado, declaró ayer Rodrigo Uría, presidente en funciones del patronato del Prado, que recordó que en los últimos 15 años fue una reivindicación permanente por parte del museo. Aunque era un cuadro inexportable, la Fundación Getty ofreció en los ochenta 6.000 millones y hubo otro intento de subastarlo en Londres. El Prado esperaba conseguir la obra por unos 1.500 millones de pesetas.

La Real Academia de Bellas Artes de San Fernando ofreció 3.000 millones en 1996, a partes iguales con el Ministerio de Cultura, pero no fueron aceptados por los propietarios. El Prado y la Real Academia será el destino de la obra de Goya, y los dos centros están "al cincuenta por ciento", según fuentes de Cultura. "No vamos a tomar una decisión caprichosa, vamos a oír a todo el mundo y después decidiremos", afirmó Rajoy.

El ministro dijo que en el pago se tendrían en cuenta los fondos para compras de obras de arte del Prado (1.200 millones de la herencia Villaescusa) y de la Real Academia (3.000 millones de la herencia Guitarte y otros 1.000 de otro testamento). Tampoco descartó la aportación de Cultura, la de empresas privadas (como con La marquesa de Santa Cruz, de Goya) o por pago de impuestos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 19 de enero de 2000