Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Crece la presencia de capital español

A la relativa tensión hispano-marroquí se han añadido en los últimos días el proyecto de ley sobre empresas mixtas, en discusión en la Comisión de Economía del Parlamento, cuya finalidad es "impedir que las empresas pesqueras españolas a las que se les cierra la puerta entren por la ventana", según escribió esta semana el diario especializado L"Economiste. El proyecto de ley prevé que "el capital de las futuras empresas mixtas debe ser cien por cien marroquí" y que las empresas que operan en el sector pesquero no puedan ampliar su capital ni actividades. El reino de Marruecos ocupa un lugar cada día más importante en las relaciones económico-financieras de España."Marruecos está de moda", declara José María Urrutia, ejecutivo de una empresa promotora de exportaciones e inversiones en Marruecos. "No hay más que ver la cantidad de empresarios y hombres de negocios españoles que llegan cada día a Casablanca".

Algunas muestras de la reciente expansión inversora española en Marruecos son: la segunda licencia de telefonía móvil GSM conseguida, para despecho de los poderosos rivales franceses, por un consorcio capitaneado por Telefónica con una inversión de 160.000 millones de pesetas; los dos importantes proyectos de Tabacalera (uno de 1.000 millones de pesetas para fabricar bobinas de cigarros puros y otro de reconversión de una plantación de hachís en tabaco); la compra de una compañía de butano por Repsol; la apertura de una fábrica de Roca con una inversión de 500 millones de pesetas; la ampliación de la fábrica abierta por el grupo Tavex con una inversión de casi 3.000 millones de pesetas y la adjudicación a Dragados del suministro de agua, electricidad y servicios a Rabat.

A estos ejemplos hay que añadir los dos pilares que constituyen la interconexión eléctrica hecha por Red Eléctrica Española con la ONE (la compañía eléctrica marroquí) con una inversión de 17.450 millones de pesetas, y el estratégico gasoducto Argelia-Marruecos-España. Su promotor, Gas Natural, planea introducir el gas natural en Marruecos tras ser aprobado el proyecto.

También se esperaba que el nuevo ministro de Exteriores, Mohamed Benaissa, reclamara a Matutes que fuera mayor el porcentaje de la deuda marroquí con España destinada a inversiones.

Del total de la deuda de Marruecos con España, cifrada en unos 280.000 millones de pesetas, Madrid ha autorizado convertir 10.875 millones de pesetas en inversiones. Hasta abril de 1998 se habían autorizado proyectos por valor de 6.781 millones. Rabat lo considera insuficiente y quiere elevar el tope de deuda convertible hasta unos 60.000 millones, el 20% de la deuda total.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 16 de enero de 2000