Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
CARTAS AL DIRECTOR

Al-Andalus, un crisol de razas

Leo, en un medio digital de la red: Plantas de las tierras de Al-Andalus: "Parte del legado del islam en Andalucía fueron sus jardines y su especial forma de cuidar la naturaleza. Hoy podemos disfrutar de muchas especies vegetales gracias a que fueron implantadas en tierras del sur de España por los árabes. Un legado transmitido por poetas y pensadores". Y pienso que eso es incompleto, que ese legado nos llega de mucha más gente que los poetas y pensadores. Nos llega de muchos habitantes anónimos, ya esclavos, ya mozárabes -cristianos-, ya musulmanes, ya más de casa, de muchos que cuidan los detalles pequeños, que se esmeran en mejorar lo suyo, en aprender lo que ya encontraron en uno de los restos de las sociedades más florecientes del antiguo Imperio Romano, al que Hispania aportó emperadores, poetas, gentes emprendedoras.Sí, muy grandioso fue lo que confluyó en Al-Andalus, y somos descendientes de ese legado al igual que de otros legados. Y que nos llega lo que llega gracias a las gentes que lo han conservado en una época en la que el vencedor arrasaba sobre todo lo referente de los vencidos, que en Al-Andalus apenas quedan restos de las Españas romana y visigótica, que haberlos, los hubo. Y que sobre ellas se construyeron los símbolos y las edificaciones de esa nueva fe que se implantó, venida de La Meca, y que me merece el máximo respeto.

Al-Andalus es un gran legado que se va enriqueciendo con el grano de arena que ponemos unos y otros, sin pretender retroceder al pasado. Pero, estando orgullosos, asumiendo ese pasado, que para eso es nuestro. Y apuntando hacia la prosperidad, las libertades, el progreso humano material y moral, creación de riqueza, en todos estos campos hay mucho manifiestamente mejorable. Y uno de esos campos de mejora es conocer el pasado sin ira. Al-Andalus fue un crisol de culturas, y debe seguir siéndolo. Para desde aquí exportar los grandes valores que engrandecen a un pueblo.- Ana Carvajal Becerra. Granada.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 13 de enero de 2000