Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El misterio helado

Como la confirmación de una profecía apocalíptica, Antonio Sánchez El Murciano, vecino del pueblo sevillano de Villanueva del Río, se encontró ayer por la mañana con que un "pedrusco de hielo caído del cielo" impactó en su coche y le destrozó el techo, abolló el capó e hizo añicos la luna delantera.El Murciano, de 64 años, se encontraba en el colindante pueblo de Tocina, a 38 kilómetros de la capital de Andalucía, donde todas las mañanas tomaba café en el bar El Pelón, en la calle Virgen del Carmen. Antonio Sánchez conversaba con los lugareños para vender leña y comerciar con ganado. Justo en el momento en que se disponía a salir a por su coche, alguien premonitoriamente le preguntó: "¿Has capado al cochino?". El tiempo que dedicó El Murciano a responder fue providencial para evitar una desgracia. Segundos después un enorme trozo de lo que aparentemente parece un bloque de hielo cayó sobre su utilitario, un Fiat Tipo azul, de nueve años, que ha quedado bastante mal parado.

La Guardia Civil de Tocina abrió diligencias para esclarecer "la procedencia" de la masa "de hielo granizado" que golpeó el automóvil. En una nota enviada a los medios de comunicación, designaba al misterioso objeto como un "aerolito", o sea "un cuerpo celeste de carácter pétreo, en general de pequeño tamaño, que vaga por el espacio en todas direcciones y que llega a la superficie terrestre después de atravesar la atmósfera del planeta", señala la ciencia.

Tras una inspección ocular, los agentes trasladaron los restos del desconocido objeto al Centro de Meteorología de Andalucía Occidental en Sevilla, para que procediera a su análisis.

El director del Centro, José Ramón Marín, se mostró muy cauto a la hora de determinar la materia de la que estaba compuesta el supuesto trozo de bólido (el globo del que se desprenden los aerolitos) caído en Tocina. "Aparentemente es un trozo de hielo de 22 centímetros de diámetro, 1,790 gramos de peso y con forma esférica", dijo Marín. ¿Aerolito? El director del Centro de Meteorología no quiso dar un patinazo y se curó en salud: "Cuando el juez ordene que se analice lo que hay dentro, se podrá apuntar una hipótesis".

En caso de que en el interior se encuentre una roca se tratará de un aerolito, si es un metal nos encontraremos con un meteorito, aunque no se descartan otras materias. Lo que Marín descartó con toda seguridad es que se trate de un fenómeno meteorológico ya que señaló que en la mañana de ayer "el cielo estaba completamente despejado".

Desde Barcelona, un reconocido experto, apuntaba en una dirección mucho más prosaica. Ignacio Casanova, especialista en meteoritos y profesor del Instituto de Estudios Espaciales de la Universidad Politécnica de Cataluña, explicó que en caso de que se trate de un trozo de hielo, todos los indicios apuntan a que se trata de "heces fecales que han caído de un avión", y descartó totalmente que viniese del espacio exterior ya que "el hielo no hubiera sobrevivido el paso por la atmósfera".

Algunos miembros de la Guardia Civil apuntaban a ultima hora de la tarde que en esta dirección, es decir que el objeto procedía de un avión, ya que Tocina se encuentra en el corredor aéreo que llega hasta el aeropuerto de Sevilla.

Según los vecinos de Tocina el estruendo fue brutal. Rafael Durán El Locaito comentó que los vecinos salieron de sus casas a toda velocidad creyendo que "había estallado una bomba". El del cisco, un hombre que vende carbón vegetal y del que se desconoce su nombre, fue el único testigo directo del percance. Antonio Sánchez comentó que a su salida del bar vio cómo "el del cisco corría agitando las manos y gritando "yo no he sido, yo no he sido", y dejó una bolsa llena de ciscos abandonada en el suelo".

El Murciano se lamentó de la pérdida de su coche, su principal herramienta de trabajo. Sólo cuenta con una pensión de 41.000 pesetas para salir adelante y redondeaba sus ingresos con las labores con el ganado y con la leña, para las que el coche le resultaba imprescindible. No contaba con seguro a todo riesgo pero al menos, se resigna, puede contarlo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 11 de enero de 2000

Más información

  • Un objeto caído del cielo destroza el coche de un vecino de Villanueva del Río (Sevilla)