Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El disco 'Naciones celtas' llega a su tercer volumen y se convierte en festival

El álbum recopilatorio destaca a los músicos asturianos y gallegos

Los recopilatorios Naciones celtas, uno de los proyectos discográficos más exitosos del género en los últimos años, pasarán del lector de compactos a los escenarios de toda España. Están preparando varias decenas de conciertos que permitirán saborear en vivo a algunos de los artistas que se incluyen en esta antología, que acaba de lanzar su tercer volumen. Los carteles irán cambiando, pero el objetivo será descubrir nuevos nombres de la cosa celta.

"Haremos especial hincapié en artistas de Gales, Cornualles o Bretaña. Todos ellos son núcleos celtas de primer orden a los que, por ahora, se les ha prestado en España un interés sólo relativo", explica el padre de este proyecto y de las distintas recopilaciones, Tomás Díez, de la compañía discográfica Fonofolk.Las tres entregas de Naciones celtas, aparecidas sucesivamente en el otoño de 1997, 1998 y 1999, rondan ya los 145.000 ejemplares vendidos. Se trata de trabajos muy extensos (el primero y el tercero son discos dobles; el segundo, triple) por los que desfilan más de 130 grupos y solistas sin que se repita ni uno solo. La selección se caracteriza, por lo demás, por la profusa presencia de bandas nacionales, en particular asturianas y gallegas, como Cristina Pato, Fuxan os Ventos, Tejedor o Fernando Largo.

"Desde luego, la idea va más allá de juntar un puñado de canciones interesantes", proclama Tomás Díez. Y agrega: "Hay una intencionalidad clara, que es la de reivindicar el folclor peninsular a la altura de los monstruos consagrados del movimiento celta. Y a ello se le suma un empeño: que estos discos sirvan de pista al aficionado, puesto que le permiten descubrir un montón de nombres y propuestas, desde las más acústicas y ortodoxas hasta las visiones mestizas del fin de milenio".

Genty y Bennett

La representación nacional para los conciertos de Naciones Celtas variará en función de la ciudad elegida. El elenco internacional, por su parte, comprende algunos nombres muy llamativos. Tal es el caso de Alain Genty, un bajista bretón proveniente del mundo del jazz que exhibe todo su eclecticismo en el reciente álbum Le grand encrier, glosado en Naciones celtas III. Otro buen ejemplo lo encarna Martyn Bennett, un joven violinista y gaitero nacido en Canadá, pero afincado en Glasgow, que ha despertado el entusiasmo de la crítica especializada con el disco Bothy culture. El cartel internacional se cierra, por ahora, con las brillantes bandas escocesas Stone Age y Four Men and a Dog.

Mientras todo esto sucede en España, el interés por estos discos empieza a traspasar fronteras. En concreto, Naciones celtas II ha vendido ya cerca de 5.000 unidades en Portugal, donde se publicó hace un mes escaso. En esta buena acogida ha influido, con seguridad, que uno de los discos de ese volumen, subtitulado Celtiberia, seguía la pista del rastro celta por toda la península.

En cuanto al reciente Naciones celtas III, muestra espléndidos ejemplos de esta música nacidos en puntos geográficos tan lejanos como el norte de África, la Canadá francófona (La Bottine Souriante) o Bélgica, donde hay unanimidad sobre las excelencias instrumentales del grupo Orion. Se incluyen temas también de Donal Lunny, Lorena McKennitt, Davy Spillane y Wolfstone.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 24 de diciembre de 1999