Estados Unidos entrega a Panamá su última base militar en el país

Estados Unidos entregó ayer a Panamá, en una ceremonia oficial, el fuerte Clayton, la última de las bases militares estadounidenses situadas a orillas del canal. Fue la presidenta panameña, Mireya Moscoso, la que recibió de manos del comandante de las Fuerzas de Apoyo del Teatro de Operaciones del Ejército Sur, Edward Schumman, la llave simbólica de la base situada en el área del Pacífico.

Moscoso destacó en su discurso que Panamá no ha negociado la permanencia militar con Estados Unidos ni tiene planeado compartir instalaciones militares con aquel país, asunto que ha creado cierta polémica en vísperas de la entrega del Canal el próximo día 31, aunque la ceremonia será el día 14. Sin embargo, dijo, eso no implica que no se estén realizando las "consultas necesarias", no sólo con Estados Unidos, sino también con algunos países europeos, para establecer un plan de seguridad nacional, algo que, según la presidenta, debió haber fijado el Gobierno anterior.La cercanía de Colombia y el peligro de contagio del conflicto armado que allí se vive a través de la porosa frontera de la serranía del Darién es una de las principales preocupaciones de este Gobierno. Desde la invasión norteamericana en 1989, Panamá no cuenta con un Ejército, sino con apenas 10.000 policías para proteger sus fronteras, a partir de hoy sin la presencia disuasoria de EEUU.

Fort Clayton albergó en sus tiempos a la mayor cantidad de personal civil y militar estadounidense de toda América Latina. En 1994, antes de que comenzara a disminuir la presencia de Estados Unidos en este país -en cumplimiento de los Tratados Carter-Torrijos de 1977-, Clayton llegó a acoger a 20.000 militares. La base dio apoyo humanitario en la región en casos de desastre y sirvió de centro de operaciones contra el narcotráfico.

* Este artículo apareció en la edición impresa del martes, 30 de noviembre de 1999.

Se adhiere a los criterios de
Lo más visto en...Top 50