_
_
_
_

La Comunidad cierra la residencia Virgen de la Oliva con una multa de 10 millones

El Consejo de Gobierno de la Comunidad de Madrid aprobó ayer el cierre definitivo de la residencia de ancianos privada Virgen de la Oliva, clausurada el pasado martes por un juez. La Administración autónoma también ha impuesto una sanción de 10 millones de pesetas a la directora, María Cristina Carracedo. Asimismo, el titular del Juzgado número 26 de Madrid ha ordenado el ingreso en prisión de Carracedo por apropiarse presuntamente del dinero de los residentes, por falsearles documentación y por estafarles para su lucro personal.

Junto a estos supuestos delitos, una inspección realizada por técnicos de la Consejería de Servicios Sociales ha constatado que la residencia privada incumplía las normas higiénicas y sanitarias, según fuentes del Gobierno regional.

Un fuerte olor a orín inundaba todo el centro. Además, la residencia albergaba a más usuarios de los que tenía permitido, uno de sus cinco chalés carecía de la preceptiva autorización administrativa, uno de los sanitarios estaba atascado, los colchones de algunas habitaciones mostraban manchas de líquidos corporales, había telarañas, cables eléctricos sueltos y las paredes tenían humedades, grietas y desconchones, siempre según las citadas fuentes.

Los 35 ancianos que vivían en el centro fueron trasladados el martes a diversas residencias de Madrid o bien recogidos por sus familiares.

El Gobierno regional anunció también que se han puesto en marcha varios expedientes para que la Comunidad de Madrid asuma la tutela de varios de estos mayores que presentan importantes discapacidades.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_