_
_
_
_

Mike Oldfield "exorciza los demonios del milenio" con un nuevo disco

El músico ofrecerá un concierto de Nochevieja en Berlín

Mike Oldfield acaba de lanzar su tercer disco en los últimos 15 meses. Después de Tubular bells III y Guitars, ahora aparece The millenium bell, un disco inspirado en una serie de momentos significativos de la historia. El músico tiene previsto ofrecer el primer concierto con las piezas de este disco en Nochevieja, frente a la puerta de Brandeburgo, en Berlín, bajo un sofisticado espectáculo de iluminación y fuegos artificiales. "Quiero exorcizar los demonios del milenio con este concierto", dijo el músico británico ayer en Madrid.

El recorrido histórico de Oldfield empieza con un villancico que recuerda el acontecimiento con el que el calendario inicia la cuenta de estos 2.000 años de historia. Pero el viaje en el tiempo de este músico continúa después por episodios y territorios tan distantes como el dedicado a la civilización inca, en Perú, con letra en quechua; los viajes de Colón a América; la trata de esclavos en las colonias americanas; el esplendor y la elegancia en la Venecia del XVII; un tema inspirado en los poetas del romanticismo, otro en los ambientes gansteriles, los discursos de Churchill, el drama de Ana Frank y, por último, dos piezas sobre un futuro en el que dominan los ritmos de la música electrónica de baile.Oldfield no quiere situarse detrás de esta obra como un pensador. "Ha sido como poner chinchetas en un mapa, casi al azar", comenta. "No soy historiador ni filósofo. Quizá parezca superficial en mi esquema, pero soy sólo un músico, trabajo con sentimientos y emociones, no hago propuestas políticas. He escogido momentos significativos para mí".

Oldfield afirma que nunca ha trabajado tanto como en los dos últimos años. "La idea de hacer este disco surgió hace unos seis meses, cuando hice el último concierto de mi gira anterior en Londres. Sincronicé el final de la actuación para que, a las 10 de la noche, coincidiera con las campanadas del Big Ben. Entonces pensé que sería buena idea hacer algo parecido en Nochevieja, aunque al final el concierto que ofreceré en Berlín deberá terminar dos minutos antes de la medianoche y con unas campanadas pregrabadas, porque ellos no tienen allá un gran reloj y además quieren hacer su propia cuenta atrás".

Unas campanadas que para Oldfield, que grabó su primer éxito, Tubular bells, en 1973, serán las finales de la serie. "Definitivamente, éstas son las últimas campanas de mi carrera", dice tajante. E incluso aventura otro pensamiento: "Creo que incluso puede ser el final de la música para mí".

El llamado "rey del sinfonismo" dice preferir el silencio a la música de sus contemporáneos. "Me gusta el silencio cuando no estoy trabajando. La meditación diaria, los paseos entre los árboles".

Los proyectos que le entusiasman se proyectan a otras dimensiones. "Lo próximo en lo que me interesa experimentar es con la realidad virtual mezclada con la música. Lo que significa que no haré una pieza musical, sino varias y distintas, que estarán relacionadas con otras tantas situaciones creadas con un software de realidad virtual, de manera que imágenes, vivencias y sonidos vayan cambiando a medida en que una persona se adentre en este universo virtual".

Eso de hacer música con instrumentos acústicos lo deja para sus momentos de relajación, que no son pocos. "Ir por mi jardín tocando la flauta o coger una guitarra son cosas que no dejaré de hacer, pero lo que realmente me excita es toda esa tecnología novedosa".

El futuro es, para Oldfield, algo luminoso, pese a los presagios de algunos apocalípticos. "No creo que el 31 de diciembre se acabe el mundo. Sólo sé que ese día daré un concierto con mis pequeñas máquinas, mi música, envuelto en mi pequeño mundo".

Toda la cultura que va contigo te espera aquí.
Suscríbete

Babelia

Las novedades literarias analizadas por los mejores críticos en nuestro boletín semanal
RECÍBELO

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_