Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

29 partidos y 5.000 candidatos para 450 escaños

Hay dos Cámaras legislativas en Rusia, pero sólo una, la Duma, se renueva el próximo 19 de diciembre. La otra, el Consejo de la Federación, está formada por representantes de las 89 regiones. Hay 450 diputados. La mitad se elige por listas de partidos y el resto por sistema mayoritario en otros tantos distritos. Es en este segundo bloque donde el Kremlin, los oligarcas o los líderes regionales tienen más capacidad de influir en el resultado.Por listas de partidos se presentan 29 grupos, aunque no más de ocho tienen posibilidades reales de superar la barrera del 5%. En 1995, sólo lo lograron cuatro. Entra en liza incluso un grupo racista y neofascista, el Movimiento Spas, encabezado por Alexandr Barkasov. En el otro extremo se sitúan el Bloque Stalinista para la Unión Soviética (que tiene como número tres a Yevgueni Dzugashvili, nieto del dictador), Comunistas y Trabajadores de Rusia por la Unión Soviética y el Movimiento en Apoyo del Ejército, encabezado por Víktor Iliujin y Albert Makashov con la intención aparente de arrancar votos de la izquierda desencantada con Ziugánov.

Entre los 5.000 candidatos hay personajes tan curiosos como el múltiple campeón olímpico de lucha grecorromana Alexandr Karelin (Medved); Mijaíl Kaláshnikov, inventor del fusil de asalto que lleva su apellido y, a sus 80 años, el candidato de más edad (Patria-Toda Rusia); Daría Aslamova, famosa por un libro en el que describía sus encuentros sexuales con peces gordos de la política rusa (independiente), y no menos de 10 antiguos cosmonautas, entre los que cabría destacar al comunista Vitali Sebastiónov, que ha encabezado desde la Duma la campaña para salvar la estación espacial MIR.

Oligarcas con aspiraciones

No faltan tampoco los oligarcas que aspiran a un escaño que, entre otras cosas, les proporcionaría inmunidad parlamentaria en el caso de que la justicia les pidiera cuentas por los excesos de los últimos años. Borís Berezovski se presenta por un distrito uninominal de la república caucásica de Karachaevo-Cherkasia. Roman Abramóvich, su aliado en La Familia (el círculo de poder que rodea a Yeltsin), se ha ido aún más lejos, hacia la gélida región autónoma de Chukotka. Más que con su popularidad, ambos magnates cuentan con su dinero, decisivo para conseguir votos en distritos poco poblados.

Los hombres de uniforme constituyen un grupo aparte (aunque disperso) de los candidatos a la Duma. Andréi Nikoláev, ex jefe de las poderosas fuerzas guardafronteras, encabeza uno de los 28 bloques de la lista proporcional. El ex ministro del Interior Anatoli Kulikov, uno de los halcones de la primera guerra de Chechenia y hoy aliado de Yuri Luzhkov, se presenta como independiente. En las listas de Patria-Toda Rusia figuran Víktor Kulikov, un mariscal de 78 años que fue jefe de las tropas del Pacto de Varsovia de 1977 a 1991, y Borís Gromov, que dirigió la retirada soviética de Afganistán.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 25 de noviembre de 1999