Todas las iglesias de Tierra Santa cerrarán durante dos días para protestar por la construcción de una mezquita

Las iglesias cristianas de Tierra Santa -Israel y Territorios Autónomos de Palestina- estarán cerradas hoy y mañana para protestar por la construcción de una pequeña mezquita en la ciudad israelí de Nazaret, junto a la basílica de la Anunciación, cuya primera piedra deberá ser colocada el próximo martes. La orden que decreta la huelga general de iglesias constituye una decisión sin precedentes en la región donde cristianos y musulmanes han cohabitado pacíficamente en los últimos siglos.La huelga no es una simple anécdota, ya que se produce pocos días después de que el Vaticano anunciara la visita del Papa a la zona el próximo mes de marzo y porque cuenta con el apoyo incondicional de los altos dirigentes del Patriarcado Latino, del Patriarcado Greco-Ortodoxo y del Patriarcado Armenio de Jerusalén, las tres máximas jerarquías cristianas en Tierra Santa.

La construcción del templo musulmán junto a la basílica de la Anunciación fue una decisión salomónica impuesta por el Gobierno israelí, mediador entre la comunidad cristiana e islámica, que disputan encarnizadamente un solar de 2.000 metros cuadrados. Los cristianos pretendían construir en ese solar una plaza ajardinada para centro de reunión de los peregrinos que han empezado a acudir a la ciudad coincidiendo con el nuevo milenio y donde pudiera recibirse al Papa cuando el próximo mes de marzo visite la ciudad.

La comunidad musulmana radical de la región de Nazaret, al conocer el proyecto de sus vecinos cristianos, reivindicó la propiedad del solar, alegando que este terreno era sagrado según las leyes islámicas, ya que en él encuentra la tumba del imán Chehabeddine, sobrino de Saladino, el héroe kurdo en la lucha contra los cruzados a finales del siglo XII, y reclamaron construir allí una mezquita.

La nueva mezquita, según el acuerdo impuesto por el Gobierno de Barak, ocupará sólo 700 metros cuadrados de los 2.000 que tiene el solar en litigio. La comunidad cristiana podrá disponer del resto del terreno para construir allí la plaza. Esta solución, sin embargo, no ha sido aceptada por las iglesias cristianas, que consideran que Israel cede a las presiones de los fundamentalistas musulmanes.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción