Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La ONU establece un nuevo sistema bancario y de pagos en Kosovo

La banca internacional ya puede instalarse en Kosovo. El alto representante de Naciones Unidas para el país, Bernard Kouchner, logró el miércoles que el Consejo de Seguridad aprobase sendos reglamentos que instituyen una nueva autoridad bancaria y de pagos y establecen las normas de conducta y supervisión de las entidades bancarias. Estas leyes suponen un espaldarazo a la actividad económica kosovar.La nueva legislación posibilita que se instalen tanto bancos locales como internacionales. La primera entidad en llegar al nuevo Kosovo será, probablemente, italiana. Y el ordenamiento hace especial énfasis en facilitar el otorgamiento de microcréditos, indispensables para la incipiente actividad económica en la región. El otorgamiento de las licencias dependerá de una nueva autoridad bancaria, bajo los auspicios de la UNMIK (la misión de la ONU en Kosovo, por sus siglas en inglés).

La normativa bancaria constituye la tercera importante desde que a mitad de julio se estableció la misión definitiva de la ONU, tras la norma que refundó un nuevo sistema aduanero -muy sencillo, con un arancel universal del 10% y otro del 15% para productos como el alcohol y el tabaco- y la que convirtió al marco alemán en la nueva moneda de curso legal. Estas tres disposiciones son esenciales para el relanzamiento de la economía regional. Y deben ser completadas con las normas que faciliten las inversiones extranjeras, aunque éstas se enfrentan a enormes dificultades, por la maraña jurídica existente sobre el derecho de propiedad.

La norma ahora aprobada acaba con la inexistencia de un sistema de pagos. Desde el pasado septiembre, la Administración de la UNMIK era competente para efectuar cobros -como en el ámbito aduanero-, pero no para realizar gastos, lo que estrangulaba a la administración civil internacional. Las agencias de la ONU, las ONG y los particulares se veían obligados a realizar sus pagos en efectivo, mediante el clásico sistema del maletín, con la consiguiente inseguridad. En los últimos diez años -con la autonomía abrogada- los albanokosovares accedían a los cobros internacionales, procedentes en su mayoría de las transferencias de la diáspora, a través de un sistema paralelo, basado en las agencias de viajes privadas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 19 de noviembre de 1999

Más información

  • La banca internacional llega a la región