Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
LA LEY DE EXTRANJERÍA

El presidente critica la obsesión por aprobar la norma en esta legislatura

El PP bloqueará en el Senado, donde dispone de mayoría absoluta, la aprobación de la ley de Extranjería antes de que acabe la legislatura, a pesar de que los populares apoyaron en el Congreso su tramitación urgente. Así lo dio a entender ayer en Estambul el presidente del Gobierno, José María Aznar, quien dijo que "la Unión Europea difícilmente aceptaría una legislación contraria a sus orientaciones" sobre inmigración e instó a los grupos a "estudiar con todo detalle" las consecuencias de la aprobación de la ley. En la conferencia de prensa que ofreció durante la cumbre de la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa (OSCE), Aznar fue preguntado por las declaraciones del ministro del Interior, Jaime Mayor, contrarias a una tramitación rápida de la ley que permita su entrada en vigor en esta legislatura.El presidente se remitió a la reciente cumbre de la UE en Tampere (Finlandia), donde los Quince, a iniciativa española, según destacó Aznar, acordaron avanzar "de modo decidido y prudente" hacia la integración de los inmigrantes, distinguiendo los legales de los ilegales. "Tenemos que ser especialmente cuidadosos", enfatizó el presidente, ya que España "es frontera exterior de la UE y no debería crear dificultades a otros países".

Ejercicio de responsabilidad

Aznar dijo estar "sorprendido" por la "obsesión absoluta" de algunas fuerzas políticas por que la ley se apruebe antes del 31 de diciembre, sin reparar a su juicio en el contenido. Agregó que "el Gobierno no va a plantear ningún obstáculo" para su aprobación, ya que no decide los plazos ni ritmos de trabajo de las Cámaras, pero destacó que los grupos del Senado "podrán plantear enmiendas" y les instó a analizar las consecuencias de la reforma y realizar un "ejercicio de responsabilidad". "Haremos muy bien todos en estudiar detenidamente las consecuencias de las modificaciones que se quieren introducir", agregó.En todo caso, manifestó que el Gobierno ha decidido aumentar el cupo de inmigrantes para el año próximo y dar la tarjeta sanitaria a todos los extranjeros. No explicó, sin embargo, que aspectos de la nueva ley de Extranjería chocan con las orientaciones de la UE ni qué ha ocurrido para que el PP quiera revisar el texto después de votar a favor de su tramitación en sólo 20 días en el Senado.

Por otro lado, Aznar se desmarcó de los beneficios multimillonarios obtenidos por directivos de Telefónica con la salida a bolsa de su filial Terra, y dijo que la única responsabilidad del Gobierno es impulsar la reforma del marco legal, como ha hecho con las leyes de Sociedades Anónimas, Mercado de Valores e IRPF. "Son las juntas de accionistas las que deciden las retribuciones de empleados y directivos", argumentó. "En la Bolsa se gana y pierde mucho dinero y supongo que no se pedirá que cierre la Bolsa", bromeó.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 19 de noviembre de 1999