Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
LA INVESTIDURA DE PUJOL

CiU renuncia a reformar el Estatuto y facilita el apoyo del PP para la reelección de Pujol

La coalición hace un gesto de acercamiento a los populares para asegurarse la presidencia

Convergència i Unió (CiU) dio ayer un paso importante para que Jordi Pujol sea elegido, el próximo martes y en primera votación, presidente de la Generalitat. Ayer CiU hizo un guiño al Partido Popular (PP) al rechazar las principales propuestas de contenido nacionalista de Esquerra Republicana de Catalunya (ERC) en esta negociación: la reforma del Estatuto de Autonomía y el concierto económico como modelo fiscal para Cataluña. El gesto de CiU no molesta a ERC y actúa como bálsamo para un PP despechado, que hasta ahora se ha sentido maltratado por la coalición nacionalista.

Los negociadores de CiU y de ERC se reunieron en la mañana de ayer. Pere Esteve, secretario general de Convergència Democràtica, y Josep Antoni Duran, líder de Unió, entregaron a los representantes de ERC, Josep Huguet y Joan Puigcercós, un informe con la contraoferta de CiU a las condiciones que han puesto los republicanos para abstenerse en la investidura de Jordi Pujol.En la reunión, una cosa quedó clara: que CiU no apoya la reforma del Estatuto de Autonomía ni suscribe el concierto económico, aunque en este punto, matizó Duran, puede buscarse un acuerdo. De hecho, ni la propia Esquerra consideraba irrenunciables estos dos puntos para abstenerse en la sesión de investidura. Los republicanos han insistido en que sus objetivos irrenunciables son aquellas iniciativas socioeconómicas que pueden ser resueltos en Cataluña, sobre las que seguirán negociando el lunes. Y, como es obvio, ni la reforma del Estatuto ni el concierto económico lo son.

El secretario general de Esquerra Republicana, Josep Lluís Carod, lamentó que CiU renuncie a reformar el Estatuto: "Hoy tiene que quedar bien claro que Convergència, a pesar de lo que digan sus juventudes, sus militantes, sus simpatizantes y sus dirigentes no quiere la reforma del Estatut".

Satisfacción

El gesto de CiU llenó de satisfacción al Partido Popular, según admitieron altos dirigentes de la formación conservadora en Cataluña. En las pasadas elecciones autonómicas el PP situó en el centro de su programa la defensa del actual marco institucional definido en la Constitución y el Estatuto.De esta manera, CiU dio ayer un paso importante en la búsqueda del voto afirmativo del PP en la investidura de Pujol. De ser así, el actual presidente en funciones sería elegido por 68 votos a favor (CiU y PP), 55 en contra (PSC e Iniciativa per Catalunya) y 12 abstenciones (ERC).

Para hoy está previsto que se reúnan los representantes de la coalición nacionalista con sus socios del PP en el Congreso de los Diputados. Duran explicó que CiU decidió en la noche del jueves entablar conversaciones con el PP al constatar que ERC no accedería a un voto favorable. El líder de Unió negó que el acercamiento de CiU al PP se produjera tras una llamada telefónica del presidente del Gobierno, José María Aznar, a Jordi Pujol.

Según Duran, el presidente catalán llamó a su homólogo español para informarle del estado de las negociaciones una vez la coalición ya había decidido proponer un encuentro al PP catalán. Ayer, Aznar se quejó en Tegucigalpa (Honduras) del trato que CiU ha dado hasta ahora al PP de Cataluña al considerar los nacionalistas que ya tenían asegurado su apoyo a la investidura, informa José Miguel Larraya. El presidente del Gobierno utilizó un ejemplo periodístico para reflejar su malestar: "Si usted quiere hacer una entrevista, lo primero que deberá hacer es concertarla y hacer las preguntas", explicó. "Si no se pone en contacto conmigo, no le podré contestar", remachó. CiU "ha de ponerse en contacto" con el PP "hablarle de cosas y pedirle el voto", afirmó Aznar.

Los máximos dirigentes del PP catalán, Alberto Fernández Díaz y Rafael Luna, acudirán hoy a la reunión con los negociadores nacionalistas con el convencimiento de que CiU ha tomado conciencia de que no puede ningunearles por más tiempo. Ayer, tras el consejo nacional de Unió Democràtica, Duran Lleida aseguró en varias ocasiones: "Pido disculpas al PP si se le ha podido ofender en alguna ocasión". Una disculpa que es acogida con agrado en el PP.

No obstante, es poco probable que se cierre ningún acuerdo, y las negociaciones muy probablemente seguirán el lunes, tras el discurso de Pujol en la primera jornada de la sesión de investidura.

En su intervención ante el consejo nacional que Unió celebró ayer en Barcelona, Duran preparó a sus correligionarios para un eventual acuerdo con el PP para la investidura de Pujol. "No hemos de hacer del catalanismo y del nacionalismo un dogma de fe", afirmó. Y mostró a las claras su escaso entusiasmo por la constitución de un frente nacionalista con Esquerra que deje de lado al PP. En su opinión, "no se debe dividir el país entre nacionalistas y no nacionalistas".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 14 de noviembre de 1999