Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

EH se desmarca por primera vez de PNV y EA al no apoyar una declaración sobre la violencia

EH se distanció ayer de sus socios parlamentarios, PNV y EA, al rechazar una propuesta sobre la violencia callejera que defendió el portavoz peneuvista, Joseba Egibar. Es la primera vez desde la firma de Lizarra que EH se desmarca en el Parlamento vasco de los otros dos partidos nacionalistas, y lo hace en vísperas del debate presupuestario. El texto de PNV y EA repetía básicamente el tibio rechazo de la violencia callejera contenido en el pacto de legislatura firmado por los partidos del Gobierno vasco y EH. Ibarretxe descartó que el portazo de EH afecte negativamente al pacto nacionalista y pidió más diálogo.

La sesión del Parlamento vasco confirmó el papel central que ha asumido EH en el panorama político vasco y volvió a demostrar que la condena de la violencia, aun en términos ambiguos, es una barrera que la formación de Otegi no está dispuesta a saltar. EH dijo que no y ni los partidos del Gobierno (PNV y EA) ni los de la oposición (PP, PSE y UA) consiguieron sacar adelante sus respectivas propuestas en contra de la violencia callejera.Un año después de que ETA declarara su tregua indefinida, el PNV y EH escenificaron, por primera vez desde la firma de la declaración de Lizarra, un cierto alejamiento. Precisamente cuando el Gobierno vasco en minoría más necesita de los parlamentarios de Arnaldo Otegi, ya que sin ellos no podrá sacar adelante los Presupuestos para el 2000.

El lehendakari Juan José Ibarretxe apostó por mantener la serenidad y se limitó a pedir "más diálogo" entre todos los partidos para evitar situaciones como la de ayer, cuando Euskal Herritarrok dejó en evidencia la debilidad parlamentaria de su Gobierno. En opinión de Ibarretxe, "no está en peligro el pacto de legislatura".

El portavoz de EH, Arnaldo Otegi, ni siquiera salió al estrado a explicar su postura y se limitó a decir en los pasillos que su formación está harta de este tipo de debates. Adujo, además, que el texto alternativo de PNV y EA no se ajustaba a la redacción introducida trabajosamente en el pacto de legislatura que firmaron en mayo.

Texto de Ibarretxe

Después de un debate de más de una hora, la primera de las propuestas que se votó fue la de los socialistas. Recogía textualmente las palabras pronunciadas en septiembre por el lehendakari, en el pleno de política general, cuando aseguró que la kale borroka (violencia callejera), además de no contribuir al proceso de paz, "se convierte en un obstáculo" para ese fin. Fue rechazada por 32 votos de los parlamentarios presentes del PNV, EA y EH, frente a los 29 favorables del PP, PSE, IU y UA.La enmienda a la totalidad que presentaron PNV y EA se votó a continuación. El texto era una copia casi exacta del pacto firmado con EH, en el que se apuesta por las vías políticas y democráticas y se aboga por la desaparición "de todas las acciones y manifestaciones de violencia". Pero se añadía la idea, también del lehendakari, de que "la violencia no sólo no contribuye, sino que dificulta el proceso político emprendido". EH se rebeló ante esa incorporación no pactada y sumó sus votos a los del PP, PSE y UA para derrotar el texto de sus socios.

Frente a la observación de que el PNV pudo redactar deliberadamente su enmienda para provocar un distanciamiento con EH y así contentar a algunos miembros de su partido, fuentes nacionalistas interpretaron que el resultado de la votación es sólo el reflejo de un equilibrio forzado e inestable con los abertzales.

Egibar fue claro al alejar cualquier duda sobre un cambio de estratégia de su partido: "Aunque caigamos alguno de nosotros, no la vamos a cambiar". El socialista Fernando Buesa le replicó: "Con ese discurso, está diciendo que su estrategia es compatible con la violencia, y así no se puede avanzar ni un milímetro".

Ayer hubo concentraciones y pintadas junto a los domicilios de dos concejales del PP en Getxo (Vizcaya) y Zumárraga (Guipúzcoa). También hubo concentraciones ante las casas de dos ediles de Bilbao (uno del PP y otro del PSOE). La Ertzaintza detuvo en Bilbao a dos jóvenes por provocar desórdenes en la jornada de lucha por los presos, convocada por Jarrai.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 6 de noviembre de 1999

Más información

  • El "lehendakari" y los partidos nacionalistas se apresuran a restar importancia al desacuerdo