Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Álava cree que es "electoralista" y Vizcaya debate su implantación

Bilbao / Vitoria

La decisión de elevar las pensiones no contributivas en Guipúzcoa tuvo ayer reacciones diferentes en los otros dos territorios, cuyas diputaciones no conocían de antemano la decisión del equipo de gobierno que encabeza Román Sudupe. En Álava, gobernada por el Partido Popular, se tacha la medida de "puramente electoralista" y en Vizcaya, cuyo equipo de gobierno está en manos de la coalición PNV-EA, responden con un lacónico "no hay decisión tomada".Juan Antonio Zárate, diputado alavés de Hacienda, admitió que no conocía la intención de la Diputación guipuzcoana y pidió coordinación en estas cuestiones. "Abre el debate de si rompe o no el Pacto de Toledo. El problema de fondo es si entramos en una carrera para ver quién da más". El diputado de Acción Social de Vizcaya, Ricardo Ansotegi, aseguró que conocía la iniciativa en Guipúzcoa y se escudó en la fase de elaboración en que se encuentran los presupuestos vizcaínos para no dar su opinión. Finalmente, dijo que no había una decisión adoptada. Fuentes de la Diputación mostraron sus dudas sobre la implantación de una subida de estas características y recordaron la posibilidad de que el Estado recurra una norma de este tipo, como ayer se confirmó.

El sindicato ELA habló en un comunicado de "avance" y "paso adelante", aunque "insuficiente y parcial". El responsable de la comarca de San Sebastián , Santi Ugarte, reclamó una "solución global" tanto en el País Vasco como en Navarra a la situación de los más desfavorecidos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 30 de octubre de 1999