Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Gobierno destinará 1.283 millones de euros a promoción económica en los próximos cuatro años

El Gobierno prevé contar con 213.476 millones de pesetas (1.283,02 millones de euros) para invertir en la promoción de la industria, el comercio y el turismo en el cuatrienio 2000-2003, de acuerdo con el borrador del Plan Interinstitucional de Promoción Económica. Este plan cambia el modelo hasta ahora existente de ayudas a empresas a través de subvenciones a fondo perdido, según el modelo del programa Ekimen. El nuevo sistema de apoyo a la inversión se basa en crear un fondo de promoción económica, con una dotación de 60.000 millones de pesetas (360,6 millones de euros), que prevé que todos aquellos negocios que logren asentarse en el mercado devuelvan las ayudas obtenidas.

El Ejecutivo, que ha elaborado el plan de acuerdo con las tres diputaciones, cree que el protagonismo en la promoción económica debe recaer en la empresa. En primer lugar, la industria ya no se trata como un sector aislado y se le añaden el comercio y el turismo. El propósito del consejero de este departamento, Josu Jon Imaz, es afrontar de forma conjunta tres grandes retos (innovación, internacionalización e inversión y empleo), visto el despegue de la economía vasca que se produjo en la anterior legislatura.El cambio en el sistema de ayudas a la inversión con la instauración de un fondo de promoción económica, quiere adaptar la actuación del Ejecutivo a las normas de libre competencia y al marco europeo.

La dotación global del plan, calculada en función del escenario macroeconómico reflejado en el cuadro, asciende a 213.476 millones de pesetas. Este dinero tiene diversas procedencias. El presupuesto ordinario del Departamento de Industria, Comercio y Turismo para todo este periodo, 122.500 millones de pesetas (736,24 millones de euros), se destina de forma íntegra al plan, que incluirá los gastos propios de funcionamiento de la consejería. El fondo de promoción económica se dota con 60.000 millones de pesetas (360,6 millones de euros). De esta dotación, hasta el año 2003 sólo se desembolsan sólo 47.650 millones. El resto queda comprometido y se aportará en el periodo 2004-2009. El dinero del Fondo de Promoción se reparte a su vez en tres áreas: 18.000 millones para innovación, 4.000 para internacionalización y 38.000 para inversión y empleo. En todo caso, el Gobierno ha valorado en 20.000 millones de pesetas la cantidad que considera que no recuperará de los proyectos empresariales que no funcionen. Pese a los fallidos, este fondo tiene un efecto multiplicador, al poderse reutilizar el dinero recuperado en nuevas inversiones.

Dotaciones extraordinarias

Ademas de estas cantidades, el plan cuenta con dos dotaciones presupuestarias extraordinarias. La primera irá a las zonas desfavorecidas, por su escaso desarrollo o por sus problemas de reestructuración industrial, y supondrá 2.000 millones de pesetas para la preparación de suelo industrial y otros 3.000 millones para proyectos industriales, que reciben un trato más favorable. Estas cantidades procederán de los fondos extraordinarios previstos por el Gobierno para los planes interinstitucionales. Entre estas zonas desfavorecidas, el borrador del plan cita la Margen Izquierda del Nervión y la Bahía de Pasajes.

La segunda dotación extraordinaria irá al fondo de inversiones estratégicas para proyectos que se consideran tractores de la economía y que requieren la participación de la Administración. Este fondo se dotará con 38.326 millones para todo el periodo con fondos de las diputaciones y del Gobierno. Aún no está completamente cerrado.

El nuevo auge del turismo en Euskadi gracias al tirón del Museo Guggenheim de Bilbao, tiene también un reflejo importante en el plan, que considera que el País Vasco ha pasado de ser un destino de negocios a serlo de placer. El departamento pretende que en la actual legislatura se desarrolle la ley vasca de turismo. La idea esencial es proyectar una imagen positiva y moderna del País Vasco e incrementar el número de visitantes tanto como el de infraestructuras. El proyecto considera que la creación de un tejido empresarial fuerte en este sector puede propiciar un desarrollo importante de nuevos empleos. En lo que se refiere al comercio, el texto centra sus esfuerzos en coordinar la creación de nuevas grandes superficies con el mantenimiento de tiendas en los centros urbanos. En esta línea se plantea tres objetivos: modernización de las tiendas, revitalización comercial de áreas urbanas y profesionalización del sector.

En definitiva, el carácter inteinstitucional del plan, "respetando las competencias propias de cada Administración", quiere ayudar a la vertebración de la sociedad y pretende no duplicar esfuerzos.

La vicelehendakari, Idoia Zenarruzabeitia, anunció ayer en la Cámara que el Gobierno remitirá al Parlamento tanto este plan como los otros dos interinstitucionales que tiene previstos -los de empleo e infraestructuras- en febrero próximo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 30 de octubre de 1999

Más información

  • Industria quiere terminar con las ayudas a fondo perdido para la creación de empresas