Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Telefónica aplaza la incorporación de Bangemann a la vez que Bruselas le lleva a los tribunales

El Consejo de Administración de Telefónica aprobó en su reunión de ayer que el excomisario europeo de Telecomunicaciones Martin Bangemann se incorpore a ese órgano en julio del 2000. Telefónica argumentó ayer que, con este retraso, Bangemann cumpliría la norma comunitaria de mantener un periodo mínimo sin desarrollar actividades privadas. Pero también ayer, Bruselas denunció a Bangemann ante el Tribunal de Justicia de las Comunidades Europeas por "falta de discreción". El ex comisario, cuyo fichaje por Telefónica ha estado congelado desde finales de julio, reaccionó alegando indefensión.

El pasado 30 de junio, el presidente de Telefónica, Juan Villalonga, anunciaba a bombo y platillo el fichaje del Ronaldo de las telecomunicaciones, el entonces comisario en funciones responsable del sector, Martin Bangemann. El plan de Villalonga era que Bangemann actuara como asesor, dependiendo directamente de la presidencia, y que se incorporara al consejo de administración de manera inmediata.Sin embargo, el nombramiento desató una auténtica tormenta política tanto en Bruselas como en España. Hasta tal punto, que el Consejo de la UE anunció que iba a llevar a los tribunales la actuación de Martin Bangemann, a principios del mes de julio, tras reprobarle con dureza públicamente.

Todo ello obligó a Villalonga a dejar en el banquillo al excomisario. Justo hasta ayer, cuando el consejo decidió aprobar la incorporación de Bangemann como miembro del mismo a partir del mes de julio del 2000. En su nota pública, Telefónica se justifica diciendo que con la incorporación en esa fecha "se cumple el periodo de carencia que fija la Comisión Europea para sus comisarios".

Decisión conocida

El consejo de Telefónica realizó ayer este nombramiento conociendo que el Ejecutivo de Bruselas había hecho efectiva su decisión de acudir a los tribunales. Y es que pocas horas antes de la reunión celebrada en Madrid, el Consejo de Ministros de la Unión Europea (UE) denunciaba al excomisario Martin Bangemann por "falta de discreción" ante el Tribunal de Justicia de las Comunidades Europeas (TJCE), por su fichaje por la compañía española. Los Quince presentaron ayer ante el Tribunal de Justicia europeo el texto en el que solicitan que se prive al ex comisario alemán de su derecho a pensión y a "otras ventajas" derivadas de su antiguo cargo, dado su fichaje por Telefónica. Es la primera vez que algo así sucede en la historia comunitaria.

El Consejo argumenta que Bangemann violó su "deber de discreción" adhiriéndose a la compañía española en un momento en que la Comisión de Jacques Santer había dimitido, y de la cual era todavía miembro. Los Gobiernos alertan de que el comisario era un político en activo, cuyas actuaciones y gestos son observados atentamente por el público. Y que su comportamiento aceptando trabajar para una gran empresa de telecomunicaciones -sobre cuyas actividades había dictaminado en función de su cargo- fue inapropiado, porque había ejercido desde 1992 como responsable de la Comisión en los ámbitos de las telecomunicaciones y de la tecnología de la información.

Los Gobiernos de la Unión Europea recriminan al antiguo comisario que hubiese declarado públicamente, mientras era miembro del colegio de comisarios y en plena crisis del Ejecutivo europeo, que aceptaba un alto puesto en la dirección de Telefónica, lo que colocó entonces a la Comisión Europea en una situación lamentable, perjudicando su renombre.

Martin Bangemann replicó ayer mismo ante el Tribunal de Luxemburgo, alegando que no tuvo ocasión de defenderse ante al Comisión Europea, aunque en realidad se explicó ante sus colegas dimisionarios, que validaron sus argumentos. También sostuvo que el procedimiento abierto en Luxemburgo le supone un grave perjuicio de orden material y moral.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 28 de octubre de 1999

Más información

  • La entrada del excomisario se retrasa nueve meses para cumplir las normas que exige la UE