Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Perote reconoce que entregó a Mario Conde los 'papeles del Cesid'

No es ninguna novedad que el ex jefe de la Agrupación Operativa del servicio secreto Juan Alberto Perote entregó al ex banquero Mario Conde los papeles del Cesid con los que éste intentó chantajear al Gobierno socialista en 1995. Lo que resulta novedoso es que el propio Perote lo admita. Sobre todo porque lo ha negado durante cuatro años y sólo lo ha reconocido cuando la justicia, que nunca pudo demostrar este hecho, ha dado por cerrado el asunto.

El Tribunal Militar Central condenó en julio de 1997 a siete años de cárcel a Perote por sustraer 1.200 microfichas del Cesid que contenían, entre otros asuntos, información clasificada sobre la guerra sucia contra ETA.La Justicia Militar nunca pudo demostrar, sin embargo, que el ex jefe de la Agrupación Operativa del servicio secreto entregase estos documentos al ex presidente de Banesto Mario Conde y él siempre lo negó, aunque todos los indicios abonaban esa tesis.

La sentencia fue ratificada por el Tribunal Supremo y Perote se encuentra en libertad condicional desde el pasado mes de abril, tras haber cumplido su pena. Confiado en que no puede volver a ser juzgado por los mismos hechos, se ha decidido a revelar, al menos en parte, sus tratos con Conde. Lo ha hecho en el libro Confesiones de Perote, editado por RBA, que ayer presentó en un hotel de Madrid.

En el texto, el ex coronel cuenta la visita que, en los días posteriores a la Semana Santa de 1995, realizó a la finca La Salceda (Toledo), propiedad de Conde, que se prolongó hasta la mañana siguiente. En presencia del ex director general de Banesto Fernando Garro y del abogado Mariano Gómez de Liaño se desarrolló el siguiente diálogo, según el relato de Perote:

"Perote. Verás, Mario, lo importante de mi versión sobre el GAL es que la tengo escrita desde hace años.

Conde. ¿Escrita?

P. Más o menos. Yo he traído algunos documentos que con el tiempo han ido adquiriendo valor porque muchas de las cosas que han pasado después se han ratificado. Son unos papeles que uno a uno no dicen mucho, pero juntos lo dicen todo.

C. ¿Y ésas son tus pruebas?

P. Si te refieres a si son pruebas ante un juez, no creo que puedan adquirir tal categoría. En definitiva, son borradores de escritos o copias de informes que elaboré, pero lo que sí te aseguro es que son ciertos y que están en el Cesid. Mejor dicho, allí hay copias microfilmadas de todo.

C. ¿Microfilmadas?

P. Sí, quiero decir que en microfichas.

C. ¿Y se pueden ver?

P. Sí. He traído algunos originales de esas microfichas y unos cuadernos en los que yo escribía borradores de mis despachos. Muchas de aquellas notas versan sobre el GAL y mi idea es que, llegado el caso, puedan demostrar que aquéllo no fue sólo una cosa de policías y guardias civiles; que en realidad obedecían órdenes del Gobierno.

Abrí la carpeta y saqué unos cuantos folios y los cuadernos".

Entre los documentos que, según Perote, mostró a Conde figuraba la llamada acta fundacional de los GAL, que el ex dirigente socialista vizcaíno Ricardo García Damborenea entregó meses después a Garzón y fue utilizada en el juicio por el caso Marey.

Perote no dice expresamente que Conde se quedara con sus documentos, pero al menos debió hacer copias pues, mientras él dormía, agrega: "Me consta que Conde, Garro y Gómez de Liáño siguieron hasta muy tarde dándoles vueltas a mis papeles".

En su libro, Perote niega de nuevo haber cobrado de Conde por los documentos que éste utilizó para intentar obtener del Gobierno 14.000 millones de pesetas y el cese de los procesos judiciales abiertos por su gestión en Banesto. Sólo admite, por vez primera, que su abogado, Jesús Santaella, le dijo que Conde se había comprometido a pagar su minuta. "Me consta que, pasados unos meses, Conde hizo un único abono a Santaella", agrega Perote.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 22 de octubre de 1999

Más información

  • El ex coronel se los llevó al ex banquero a su finca