Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Arias-Salgado asegura que negocia con Telefónica formas de abaratar la tarifa plana anunciada

El Ministerio de Fomento trata de buscar la manera de evitar que la tarifa plana de acceso a Internet, que comenzó a funcionar hace dos semanas en España a un precio mínimo de 9.300 pesetas al mes, nazca sólo para privilegiados. El ministro de dicho departamento, Rafael Arias-Salgado afirmó ayer en Ginebra, durante la feria Telecom 99, que busca "distintas alternativas" para que abaratar los precios que manejan los operadores españoles. Fomento está negociando con estas compañías para que reduzcan sus tarifas hasta las 6.500 pesetas mensuales; y pretende que estas empresas, empezando por Telefónica, se ajusten a ese precio. "El Gobierno no puede ir más lejos que la sugerencia, y ponerse de acuerdo es siempre mejor que imponer", argumentó el ministro. Y añadió: "La tarifa actual es ciertamente alta, y estamos teniendo conversaciones con Telefónica para encontrar la forma de que la incorporacion de la población a las nuevas tecnologías sea más asequible".La tarifa plana de acceso a Internet se ofrece actualmente mediante la tecnología ADSL, cuya principal ventaja es una mayor velocidad de acceso y de capacidad de transmisión, por el mismo par de cobre usado para realizar las llamadas telefónicas convencionales y sin que el teléfono comunique mientras se está conectado a Internet. Telefónica ofrece el ADSL al resto de los operadores a 5.000 pesetas, pero por ahora sólo uno, su filial TeleLine, ha realizado una oferta concreta, de entre 9.300 y 23.000 pesetas al mes, más la cuota de inscripción (entre 17.400 y 59.000 pesteas), una cuota de instalación de 13.400 pesetas, y un modem que ronda las 23.000 pesetas. El resto de los principales operadores (entre ellos BT, Retevision y Jazztel) preparan sus ofertas que, según estimaciones del ministerio, rondarán el precio de TeleLine.

Por ello, entre las medidas que estudia Fomento para abaratar la tarifa plana se encuentra rebajar las 5.000 pesetas de conexión que deben pagar las operadoras a Telefónica, para que los aquellas consigan mayores márgenes y facilitar así una bajada de precios. Fomento espera, también que la llegada del cable a los hogares facilite la competencia en un plazo de dos o tres años, de lo cual deduce que bajarán los precios.

El ministro reconoció que la tecnología ADSL "favorece al operador dominante", en este caso Telefónica, ya que posee la tecnología, la ofrece al usuario y la vende al resto de los operadores. Pero "el ADSL es la única tecnología que permite la tarifa plana". Esa tecnología sólo funciona, de momento, en Madrid y Barcelona.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 14 de octubre de 1999