Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La corrida de Sevilla se suspendió por lluvia

La corrida anunciada ayer en Sevilla fue suspendida por acuerdo entre el presidente y los diestros Emilio Muñoz y Rivera Ordóñez, que alegaron el mal estado del ruedo a causa de la lluvia. El cartel lo completaba Curro Romero, que no esperó al acuerdo y se quitó del cartel tras inspeccionar el ruedo momentos antes de la hora del comienzo del festejo. Se anunció entonces que la corrida quedaba en un mano a mano Muñoz-Rivera pero, momentos después, también éstos optaron por la retirada. Dos de los anunciados toros de Torrealta, rechazados por los veterinarios, habían sido sustituidos por sendos ejemplares de Gavira.La suspensión provocó el lógico enfado entre los aficionados, que no aceptaron la decisión de los toreros. Si bien es cierto que había llovido durante la noche anterior en Sevilla, sólo algunos chubascos habían caído en la mañana, y el ruedo de la plaza no había sido cubierto con plásticos como en anteriores ocasiones. El barro se cubrió con albero, pero no arregló el estado del ruedo.

A todo ello se une que sólo había media entrada, por lo que la suspensión beneficiaba a los toreros y a la empresa. Cuando los diestros inspeccionaron el ruedo estaba el cielo claro y no llovía. Una llovizna posterior decidió la suspensión pero luego lució el sol en toda la ciudad.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 13 de octubre de 1999