Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Israel insiste en su preocupación por el éxito de Haider en Austria

El ministro israelí de Exteriores, David Levy, le explicó ayer a su colega austriaco, Wolfgang Schüssel, por qué Israel "se va a replantear sus relaciones con Austria si el partido de Jörg Haider entra en el Gobierno". Schüssel le explicó a Levy que los seguidores de Haider "no son nazis" y que "no ha habido antisemitismo" durante la campaña electoral de ese partido. "Austria no es un país de extrema derecha. Hemos aprendido de nuestra Historia, hemos sacado las consecuencias. Yo mismo estoy muy interesado en hacer lo que pueda por mejorar las relaciones con Israel", afirmó Schüssel en rueda de prensa.Levy le respondió con claridad: "Las elecciones en Austria han tenido un resultado que nos afecta a nosotros, y ustedes saben por qué. Y queremos que eso sea tenido en cuenta en Austria". "Espero que nuestras relaciones con Austria sigan siendo buenas y no tengamos que revisarlas", advirtió.

El ministro israelí se reunió en Luxemburgo con sus colegas de la Unión Europea, con los que firmó un acuerdo para fomentar el intercambio de relaciones civiles entre ambas partes. Levy exhortó a la Unión Europea a jugar un papel más relevante en Oriente Medio, aunque advirtió que el proceso de paz es un asunto que incumbe a Israel y a sus vecinos.

Defendió la política de asentamientos del nuevo Gobierno y recordó que la doctrina del Ejecutivo de Barak consiste en "no autorizar ni un sólo asentamiento nuevo, pero respetar que se pongan en marcha aquellos que fueron aprobados por el Gobierno anterior de acuerdo con las leyes de Israel".

"Tenemos que aumentar el diálogo con Europa, es natural y es necesario", recalcó Levy. A su lado, la presidenta de turno de la Unión, la finlandesa Talja Halonen, enfatizó también en la necesidad de profundizar en ese diálogo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 12 de octubre de 1999