Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
ECOLOGIA

Un herido de Tokaimura sufrió radiaciones hasta ahora letales

Un trabajador que lucha contra la muerte tras el peor de los accidentes nucleares civiles registrados en Japón sufrió más altas dosis de radiación que ninguno de los supervivientes de Chernóbil. Así lo afirmó ayer un médico que trató a las víctimas del desastre nuclear de Ucrania en 1986.Hisashi Ouchi, de 35 años, sufrió las más altas dosis de radiación en el accidente de la última semana en una planta de procesamiento de uranio en Tokaimura, a 140 kilómetros al norte de Tokio. "La dosis fue peor que la que recibieron los supervivientes de Chernóbil", aseguró el médico estadounidense Robert Gale en una rueda de prensa. "Vamos a necesitar mucho trabajo y mucha suerte para que pueda afrontar los problemas que sufrirá en las próximas semanas".

Gale, profesor de la Universidad de California, en Los Ángeles, es un especialista en médula cuyo equipo de médicos realizó intervenciones a víctimas del peor accidente nuclear civil de la historia, el de Chernóbil.

Trabajadores de la planta nuclear japonesa multiplicaron por ocho la cantidad indicada de urania enriquecido en un tanque, produciendo una incontrolable reacción nuclear que dejó a tres trabajadores gravemente heridos el pasado 30 de septiembre. Al menos 55 personas resultaron afectadas por la radiación.

Las autoridades niponas están considerando la posibilidad de elevar el nivel de gravedad 4, con que habían calificado el accidente de Tokaimura, hasta el 5, el mismo que alcanzó el accidente de Three Miles Island en Estados Unidos en 1979 (Véase EL PAÍS de ayer).

El doctor Gale dijo ayer en Tokio que el nivel de radiación sufrido por Ouchi podría haber sido instantáneamente fatal para el 90 ó 95% de las víctimas. El jefe del equipo médico, Kazuhiko Maekawa, añadió que no hay protocolo para aplicarle un tratamiento adecuado, a pesar de que Japón es líder mundial en el tratamiento de afectados por la radiactividad, dados los cientos de miles de víctimas de Hiroshima y Nagasaki.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 10 de octubre de 1999