Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
ELECCIONES CATALANAS

Desmovilización en el electorado socialista del área metropolitana

La falta de capacidad para movilizar a su propio electorado puede influir decisivamente en que Pasqual Maragall resulte derrotado el próximo domingo. En los municipios del área metropolitana barcelonesa, la disposición a acudir a las urnas está varios puntos por debajo de la registrada en la capital y en el resto de la provincia.Ese dato indica una menor movilización del electorado más proclive al Partit dels Socialistes de Catalunya y que le ha ayudado decisivamente a conseguir sus reiteradas victorias en las elecciones generales. Si ese indicio de mayor abstención en el área metropolitana llega a plasmarse en realidad será una de las principales explicaciones de la nueva victoria de CiU. Sólo en la medida en que la participación supere el 65% y se acerque al 70% Pasqual Maragall aumenta las posibilidades de mejorar sus resultados electorales.

Con los datos del sondeo de Demoscopia, en la provincia de Barcelona la candidatura del PSC-Ciutadans pel Canvi podría ganar a la de CiU con una ligera ventaja. Ese resultado daría la vuelta, de forma llamativa, al registrado hace cuatro años: en 1995, los nacionalistas aventajaron en casi 14 puntos a los socialistas. En Girona, el balance reflejará de forma casi idéntica la correlación de fuerzas que hubo en las anteriores elecciones: CiU obtendría 9 de los 17 escaños en disputa, y la alianza del PSC e IC-V sumaría los mismos 5 escaños que obtuvieron antes por separado.

En Lleida, esa coalición del PSC e IC-V les puede llevar a incrementar en dos escaños los resultados de 1995, a costa del Partido Popular y Esquerra Republicana de Catalunya, que se quedarían con sólo un diputado cada uno. CiU mantendría sus ocho parlamentarios.

En Tarragona, CiU puede perder uno de los nueve escaños que consiguieron en las anteriores elecciones, y la beneficiaria sería la coalición formada por PSC-IC-V, que pasaría a tener seis escaños. PP y ERC conservarán sus respectivos dos escaños.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 10 de octubre de 1999