Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
ELECCIONES CATALANAS

El 61% está convencido de que ganará CiU

El líder del PSC sólo aventaja en este momento a Jordi Pujol en simpatía

Los días transcurridos de campaña electoral han ido acrecentando la creencia de que finalmente Jordi Pujol se alzará con la victoria. El 61% de los electores cree que será CiU quien ganará las elecciones, mientras que sólo el 19% ve al PSC como vencedor. La mayoría absoluta del electorado (59%) cree que es Pujol quien tiene más probabilidades de erigirse en presidente, una opinión que expresaba en septiembre el 55% de los consultados. Por el contrario, sólo un 24% estima en este momento que es Maragall el que cuenta con más probabilidades de presidir la Generalitat, lo que representa un descenso de cuatro puntos respecto al estado de opinión hace un mes.La campaña electoral parece haber favorecido a Pujol más que a Maragall. En comparación con el sondeo preelectoral de Demoscopia publicado por este diario el pasado 19 de septiembre, los ciudadanos han aumentado sensiblemente su valoración del presidente de la Generalitat y vuelven a considerarle el mejor líder político. Hace tres semanas le otorgaban una calificación de 5,9 -menos que al candidato del Partit dels Socialistes de Catalunya (PSC)-, mientras que ahora le dan un 6,4, con lo que supera a su principal rival en uno de los terrenos en que éste le aventajaba.Pasqual Maragall mantiene la misma valoración (6,1), pero queda ahora tres décimas por detrás de Pujol.

Los días transcurridos de campaña ratifican la impresión existente con anterioridad sobre la fuerte personalización de este proceso electoral. De los candidatos a la presidencia de la Generalitat, Jordi Pujol y Pasqual Maragall emergen como figuras polarizadoras, tanto por el grado de popularidad como por el aprecio que merecen en los ciudadanos. Sólo ellos dos, y a notable distancia Josep Antoni Durán Lleida, socio de Pujol en CiU, superan la barrera del 5 en la valoración como líderes políticos.

Las opiniones de las personas consultadas cuando faltaban poco más de diez días para las elecciones arrojan un balance muy favorable para el candidato de Convergència i Unió a la reelección: no sólo le permiten recuperar el primer lugar en cuanto a valoración como dirigente político, sino que consolidan la valoración que ya existía de su gestión como gobernante y refuerzan la convicción de que ganará los comicios y continuará al frente de la Generalitat.

El 55% de los entrevistados no dudan en calificar de buena su gestión en los últimos años. Una opinión que comparte el 46% del electorado socialista, el 66% de los votantes del Partido Popular, el 52% de los seguidores de ERC y el 43% de los de Iniciativa per Catalunya-Verds. Incluso su alianza con el Partido Popular en el Parlamento español es percibida como bastante positiva por la mayoría absoluta de los votantes (53%). En ese terreno, la aprobación que obtiene entre los votantes del Partido Popular (82%) supera, y con mucho, a la que encuentra en su propio electorado nacionalista (66%).

El pacto con el PP

Más dividida está la opinión sobre los efectos que ese pacto CiU-PP ha tenido sobre la imagen que tiene de Cataluña el resto de España. El 31% de los catalanes estima que ha sido bastante beneficioso en ese sentido, mientras que el 26% considera que el pacto parlamentario de los nacionalistas y los populares para gobernar España no ha alterado la imagen política que se tenía de Cataluña.La comparación directa entre la imagen del presidente de la Generalitat y la del candidato socialista realizada por los entrevistados arroja también un saldo favorable para el líder de Convergència i Unió: inspira más confianza que su oponente (43% frente a 34%), tiene mejores ideas para el futuro de Cataluña (40% frente a 34%) y puede mantener con el Gobierno de Madrid relaciones más beneficiosas para Cataluña (49% frente a 27%). El líder socialista sólo le aventaja cuando se pregunta a los entrevistados cuál de los dos líderes le parece más simpático (45% frente a 30%).

Esas apreciaciones tienen como corolario que el 45% prefiere a Pujol como próximo presidente, mientras que el 39% desea que que sea Maragall el que presida el Gobierno. Hace tres semanas, las preferencias se decantaban por el líder socialista (44%).

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 10 de octubre de 1999