Las tapas de alcantarilla de la Ronda del Mig saltaron por la lluvia

La lluvia del pasado 14 de septiembre, que inundó la Ronda del Mig bajo Badal, hizo que reventaran las tapas de las alcantarillas. La presión fue tan violenta que ha sido necesario cambiarlas todas, incluido el fraguado. Esto ha motivado que desde hace una semana haya nuevas restricciones en la vía. Los trabajadores realizan una nueva instalación completa, incluido el cemento, que exige 36 horas de secado. Las restricciones tendrán una duración aproximada de un mes. El coste de la reparación corre a cargo de la empresa que está realizando los trabajos, ya que el Ayuntamiento no había recibido aún la Ronda del Mig como una obra terminada.Las obras fueron adjudicadas a una unión temporal de empresas formada por Sainco Tráfico, Inabensa y Copisa, y CEA se encarga de la dirección facultativa de las obras. El responsable de éstas declinó ayer comentar las causas y los costes estimados del estropicio.

La cobertura de la Ronda del Mig en el tramo que hay entre la carretera de Santa y la calle de Constitució salió a concurso por un importe de 1.848 millones de pesetas, aunque posteriormente se hizo una revisión al alza. Parte de las obras se financia con aportación de fondos de cohesión. El informe sobre las inundaciones de septiembre ya recogía el hecho de que las tapas de alcantarilla no resistieron la presión del agua.

* Este artículo apareció en la edición impresa del martes, 05 de octubre de 1999.

Debido a las excepcionales circunstancias, EL PAÍS está ofreciendo gratuitamente todos sus contenidos digitales. La información relativa al coronavirus seguirá en abierto mientras persista la gravedad de la crisis.

Decenas de periodistas trabajan sin descanso para llevarte la cobertura más rigurosa y cumplir con su misión de servicio público. Si quieres apoyar nuestro periodismo puedes hacerlo aquí por 1 euro el primer mes (a partir de junio 10 euros). Suscríbete a los hechos.

Suscríbete