Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El ministro sirio de Exteriores es operado en Beirut tras un infarto grave

El ministro sirio de Exteriores, Faruk al Shara, fue operado ayer de urgencia en un hospital de Beirut por problemas cardiacos graves. La intervención fue "un éxito y su situación es estable, excelente y tranquilizadora", según aseguró anoche el titular libanés de Sanidad, Karam Karam.Mientras tanto, israelíes y palestinos resolvían por fin los últimos escollos para la inauguración del corredor de 45 kilómetros, que unirá Gaza con Cisjordania y por el que podrá transitar "libremente" la población palestina.

El jefe de la diplomacia de Damasco, una de las figuras clave en el proceso de pacificación de Oriente Próximo y que presidió en 1991 la delegación siria en la Conferencia de Paz, celebrada en Madrid, fue trasladado a Líbano en una ambulancia desde la capital siria para ser operado por un equipo de especialistas del Hospital de la Universidad Americana de Beirut, uno de los más prestigiosos y preparados de la región.

Al Shara, que en los últimos meses ha venido ejerciendo una frenética actividad en favor de la paz en Oriente Próximo, actuando como correo del presidente Asad, ha jugado sobre todo un papel capital en el acercamiento entre Siria e Israel, para lo que ha utilizado en muchas ocasiones la mediación de la diplomacia francesa, con la que mantiene excelentes relaciones.

Mientras Al Shara era operado en Beirut, el primer ministro israelí, Ehud Barak, lanzó una invitación al presidente sirio, Hafez el Asad, para firmar la "paz de los valientes". Barak instó a Asad a "no perder la ocasión histórica" y a "firmar la paz de los valientes entre los dos países". "Desde lo alto de esta tribuna, donde está representado todo el pueblo de Israel, convocó al presidente Asad a aprovechar la ocasión que se nos ofrece para hacer la paz. Yo hago un llamamiento a Siria para que haga la paz de los valientes. Aseguro que la puerta está abierta, pero nadie sabe hasta cuándo", afirmó el jefe del Gobierno de Israel.

En el mismo discurso pronunciado en el Parlamento, con ocasión de la apertura de la sesión de invierno, Barak se refirió a la inminente inauguración del corredor entre Gaza y Cisjordania, sobre la que horas más tarde se alcanzó un acuerdo de principio. Representantes del Gobierno israelí, encabezados por el ministro de Seguridad Interior, el ex embajador en España Shlomo Ben Ami, y el negociador palestino Saeb Erekat habían permanecido reunidos durante todo el día de ayer, por cuarta jornada consecutiva, en un intento desesperado por solventar los últimos problemas del proyecto. La complejidad político-policial de este corredor, quedaba resumida en las dos posiciones: mientras los israelíes trataban de establecer un "corredor seguro" desde el punto de vista policial, que no suponga un peligro para la población israelí, extremando la vigilancia sobre los viajeros, los palestinos reivindicaban un "corredor libre" por el que puedan viajar como quieran y cuando quieran sin ningún tipo de contratiempo.

Cartas magnéticas

El último punto de discusión giró en torno quién distribuirá y controlará las cartas magnéticas que se den a los usuarios. Finalmente, se llegó a una solución de compromiso por la que creará un servicio de inspección y control unitario israelí-palestino que distribuirá los salvoconductos o cartas magnéticas.La apertura de este corredor entre Gaza y Cisjordania unirá el paso fronterizo de Erez, con la localidad de Hebrón, al sur de Jerusalén. Los acuerdos de Wye contemplan la apertura de un segundo corredor, este más largo, desde Erez a Ramalá, al norte de Jerusalén, que entraría en funcionamiento cuatro meses después de que ambas partes negocien y pacten los detalles del mismo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 5 de octubre de 1999

Más información

  • Acuerdo israelo-palestino sobre el corredor entre Gaza y Cisjordania