Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
GUERRA EN CHECHENIA

El primer ministro Putin asegura que el único objetivo es "la destrucción total del terrorismo"

El primer ministro ruso, Vladímir Putin, lo ha expresado con claridad: el objetivo de las tropas federales en Chechenia es lograr "la total destrucción del terrorismo". Putin no precisó si esa amenaza incluye al guerrillero islamista Shamil Basáyev -que ha invadido Daguestán dos veces desde agosto-, y a la totalidad del Gobierno independentista checheno. Putin confirmó que su Ejército avanza en la zona septentrional de la provincia rebelde para ocupar los territorios al norte del río Terek. En esa área, Moscú planea recolocar a las decenas de miles de civiles que han huido de los combates.

El primer ministro ruso dijo asimismo que el presidente Borís Yeltsin ha aprobado la formación de una comisión estatal para tratar el asunto de los refugiados, que se calculan en un número superior a los 100.000. "Esta comisión trabajará en su reasentamiento en unas condiciones de vida adecuadas", dijo Putin tras entrevistarse con el presidente. El primer ministro reconoció que este problema preocupa mucho al Gobierno ruso.El portavoz del Kremlin, Dmitri Yakushkin, informó ayer de que las operaciones militares en curso han sido autorizadas personalmente por Yeltsin. "El presidente ha autorizado el plan de acción presentado por el primer ministro", dijo Yakushkin. Esta puntualización del Kremlin no es baladí, ni mucho menos: con ella se sale al paso de los rumores que apuntan a que la acción militar se inició sin el conocimiento del presidente. Otras fuentes, próximas a la oposición comunista, insisten en que el ataque a Chechenia forma parte de un plan para retrasar las elecciones legislativas de diciembre y las presidenciales de junio del 2000 y mantener a Yeltsin en el poder.

El general Gennadi Troshev, responsable del ataque a Chechenia, sostiene que sus tropas ya han completado el control de una zona de seguridad -al norte del río Terek-, tal y como lo había ordenado el primer ministro Putin. Troshev reconoció la muerte de dos soldados rusos y heridas en siete, producto de los combates que se mantienen a unos 40 kilómetros al norte de Grozni. "Ésta es la razón por la que tenemos que proseguir con los bombardeos", dijo el general.

La táctica militar rusa, en esta primera fase de guerra, es calcada a la que siguió en el invierno de 1995, cuando ocupó sin dificultades el norte de la provincia. La posterior conquista de Grozni resultó, en aquella ocasión, extremadamente complicada. Los guerrilleros defendieron la capital casa por casa. Las bajas rusas fueron cuantiosas. Las incursiones con carros de combate fueron rechazadas por unos guerrilleros bien pertrechados y conocedores del terreno. Moscú optó por el empleo exclusivo de la aviación y la artillería pesada hasta destruir casi por completo la ciudad. La conquista de sus ruinas en febrero de 1995 no pudo mantenerse mucho tiempo. Basáiev, apoyado por mil guerrilleros, la reconquistó, forzando a Rusia a negociar una salida política.

Grozni, la clave

Rusia trata de crear de nuevo una zona de seguridad al norte de Chechenia, pero se desconoce si esta vez su objetivo vueleve a ser Grozni. Moscú mantiene el discurso de que no se trata de una invasión a gran escala. Las noticias de que a 40 kilómetros al norte de Grozni se desarrollan importantes combates hace pensar que el siguiente objetivo del plan de Moscú podría ser la conquista de la capital. De ser así, Rusia estaría repitiéndo punto por punto el ataque de 1995.Un portavoz militar ruso en la base de Nozdok, una de las más importantes del Cáucaso norte,informó ayer de que sus tropas habían avanzado otros 10 kilómetros. No hay noticias de que ninguna de estas tropas haya cruzado el río Terek. El portavoz aseguró que las tropas rusas no tratan de ocupar las aldeas chechenas, sino perseguir a los grupos de guerrilleros islamistas. "El lenguaje con los bandidos es simple; en el momento en el que nos disparan, les destruimos", dijo.

En 1995, los chechenos tampoco presentaron resistencia en el Terek. Reservaron sus fuerzas para la defensa de Grozni, estableciendo dos nudos de resistencia al sur de la capital, en Argún y Gudermés. Más al sur, en Satoi, están las montañas. En ellas, la guerrilla es casi invencible.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 5 de octubre de 1999

Más información

  • El Kremlin sale al paso de los rumores y dice que la operación fue autorizada por Yeltsin