Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los sillones vacíos

El congreso tuvo un momento especialmente emotivo cuando el secretario general, Javier Arenas, arrancó una prolongada ovación y puso a todos los compromisarios de pie. "Antes nos mataban y ahora no nos dejan vivir", dijo utilizando la frase de una concejal guipuzcoana para a renglón seguido evocar el recuerdo de todos los militantes del PP que han muerto a manos de ETA. "Tenemos que ser muy conscientes de que aquí hay sillones vacios de la gente que nos han asesinado", señaló. El recuerdo de los compañeros perdidos y de las delicadas situaciones personales atravesadas por otros desde que ETA los consideró un objetivo prioritario, provocó una larga y emotiva ovación de más de dos minutos. Era para las víctimas del PP. Minutos más tarde el propio Carlos Iturgaiz llevó hasta los compromisarios el recuerdo de todas las víctimas de ETA, desde policías y ertzainas hasta políticos, pasando por miembros de la administración de la Justicia y del Ejército, incluidos los familiares de todos ellos. "Han intentado amedrentarnos, y al final del camino han conseguido exactamente el efecto contrario", dijo satisfecho el presidente.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 3 de octubre de 1999