Mariscal defiende la actuación de Cardenal en el 'caso Liaño'

La ministra de Justicia, Margarita Mariscal, aseguró ayer en el Senado que el actual fiscal general -Jesús Cardenal, nombrado por el PP- no es el "fiscal del Gobierno", como sucedía, según su criterio, con los anteriores Gobiernos socialistas, sino que es el fiscal "del Estado". Mariscal replicaba así a una pregunta sobre la declaración de "inocencia" de Javier Gómez de Liaño hecha por Cardenal un día antes del juicio contra el juez.

La ministra fue preguntada por el senador socialista José Antonio Marín Rite por la opinión del Ejecutivo acerca de la entrevista concedida por el fiscal general, Jesús Cardenal, a la revista Época, en la que aseguraba que el juez Gómez de Liaño "es inocente". La entrevista apareció el 13 de septiembre, un día antes de que diera comienzo en el Tribunal Supremo la vista del juicio contra Liaño. Procesado por tres delitos de prevaricación durante la instrucción del caso Sogecable, Liaño tuvo entre sus abogados a Jorge Trías, diputado del PP y presidente de la Comisión de Justicia del Congreso.La ministra respondió que Cardenal no tiene "actuación directa" en el procedimiento contra Liaño -en realidad declaró por escrito en el juicio como testigo de la defensa- y agregó que el PSOE pretende que el fiscal "se someta a los intereses concretos de un grupo de comunicación", en referencia a Sogecable.

Marín Rite calificó de "extraordinariamente grave" que Cardenal transmitiera "una presión del Gobierno a un órgano judicial, justo cuando éste está ejerciendo su función", y acusó a Aznar de "enviar al fiscal a perseguir a una empresa por el simple hecho de que no le es afín".

Por su parte, el juez Gómez de Liaño acudió ayer a la Audiencia Nacional para causar baja como titular del juzgado central número 1. Aunque ahora habrá de tomar posesión como juez central de lo penal, seguirá suspendido de funciones hasta que se conozca la sentencia del Supremo.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS