Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El presidente pide una fecha límite para la ampliación de la UE

Lo que iba a ser una cita protocolaria -la primera entre la nueva Comisión Europea y el Gobierno finlandés- se transformó en una de trabajo. Dos fueron los asuntos de calado tratados: la ampliación y la preparación del próximo Consejo de Ministros. Pese a las dificultades, el presidente de la Comisión es optimista: "Tengo la sensación de que entramos en un periodo determinante para la construcción de la nueva Europa", dijo. "Antes de recibir nuevos socios debemos poner orden en nuestra casa. En diciembre deberíamos estar en condiciones de dar respuestas claras a los países aspirantes. Deberíamos fijar una fecha límite, pues esos países tienen todo el derecho a saber a qué atenerse", dijo el presidente de la Comisión, Romano Prodi. El otro asunto fue la preparación del Consejo de Ministros de Tampere, a mediados de octubre. La agenda de trabajo incluye dos de las grandes cuestiones pendientes: el orden social y jurídico de la Unión."Necesitamos darnos nuevos instrumentos; armonizar legislaciones para hacer frente a una criminalidad de carácter internacional, o tratar la inmigración", dijo Prodi. El primer ministro finlandés, Paavo Lipponen, desea introducir también sus ideas: "Debemos definir los derechos básicos de los ciudadanos e incorporarlos al marco institucional de la Unión".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 29 de septiembre de 1999