Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La familia Del Pozo pide al juez que anule la venta de Solán de Cabras a Damm

La familia Del Pozo, accionista minoritario de la empresa de agua mineral Solán de Cabras, ha presentado una demanda judicial en la que pide paralizar la venta de la mayoría de las acciones a la cervecera Damm. La demanda ha sido presentada en el Juzgado número 1 de Cuenca. El juez ha señalado la comparecencia de las partes para mañana. En el juzgado se encontrarán la familia Del Pozo, que controla la gestión de Solán de Cabras, peró sólo el 33% del capital; y los Sanz Gallego y García Cabanes, todos ellos parientes, que cuentan con el 66% y que han pactado vender su participación a la Damm por 16.000 millones de pesetas.

"Hemos presentado esta demanda para paralizar todos los procesos estatutarios que la presidencia de la compañía [que ocupa Antonio García Cabanes] ha iniciado para llevar a cabo la venta. Eso incluye la suspensión de la junta del próximo día 4 de octubre", señaló ayer Antonio del Pozo. Damm anunció a mediados de septiembre a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) que había adquirido el 66% de Solán de Cabras, una sociedad que factura 7.000 millones de pesetas anuales, con unos beneficios de unos 2.300 millones.

Los minoritarios defienden que han ejercido su derecho preferente a comprar las acciones, y que, por tanto, Damm no puede entrar legalmente en el capital de Solán de Cabras. Los Del Pozo consiguieron un crédito sindicado para igualar la oferta de Damm por valor de 16.000 millones, pero los Sanz Gallego y García Cabanes se negaron a cobrar. La concesión del crédito la corrobora la Caja de Ahorros de Castilla-La Mancha, una de las entidades que apoyan a la familia Del Pozo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 29 de septiembre de 1999