Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Gobierno sólo cumplirá el Presupuesto del 2000 si logra un fuerte crecimiento

Los Presupuestos del año 2000, entregados ayer en el Congreso, avanzan en la reducción del déficit (del 1,4% del PIB al 0,8%) gracias a que se espera mantener un alto crecimiento económico (un 3,7%) y a que se confía en reducir la inflación al 2%. Son unos Presupuestos que marcan la recta final de la legislatura y centrarán, por ello, el último gran debate de política económica antes de las elecciones. El Gobierno prevé una subida del gasto del 4,7%, por encima del crecimiento y de la inflación, por lo que se puede considerar como un presupuesto expansivo. Las pensiones representan casi el 30% del volumen de gasto, aumentan un 5,5% e incluyen la revalorización del 2%, así como la mejora para las más bajas y la compensación por la desviación de la inflación este año. En conjunto, el gasto social crece un 6,1%, y el destinado a infraestructuras, un 7,7%. La liquidación prevista para este año arroja una desviación del gasto de 601.000 millones y de los ingresos en 460.000. Los ingresos del Estado se elevan un 5,7%, pese a que la tarifa del IRPF se reduce un 2%, se congelan los impuestos especiales y bajan las retenciones por dividendos y para profesionales. Las primeras reacciones de la oposición ante los Presupuestos han sido críticas. El PSOE acusó al Gobierno de haber elaborado un Presupuesto que plantea un crecimiento de "burbuja financiera" sin abordar los problemas reales. Según el portavoz de Presupuestos del Grupo Parlamentario Socialista,¨Ángel martínez Sanjuan, las principales partidas crecen menos que la economía. El diputado socialista acusó a Rato de "vender mucho celofan, muchas grandes cifras envueltas en papel de colores". UGT y CCOO los calificaron de "antisociales" e "injustos" porque no llegan a las personas que están en peor situación.

MÁS INFORMACIÓN

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 28 de septiembre de 1999

Más información

  • Confía en que los precios no suban más del 2%